Esta vez, Quilmes no tiene ni el funcionamiento para rescatar. Este martes, perdió en el resultado y también perdió en el juego. El “Cervecero” jugó mal, nunca pudo defender de forma consistente y, pese a luchar el partido, cayó 88 a 76 ante Hispano Americano de Río Gallegos en el Polideportivo. Su goleador fue Sebastian Morales, con 19 puntos.

De esta manera, el equipo de Javier Bianchelli (que tiró 8/28 en triples) perdió 4 de los 5 partidos consecutivos que jugó como local en enero. El próximo viernes ante Obras iniciará una gira de tres partidos seguidos como visitante (seguirá con Ferro e Hispano).

Quilmes jugó incómodo en el primer cuarto. Hispano le cortó los circuitos de juego y lo obligó a resolver por individualidad, en el uno contra uno. Ni siquiera con el regreso al equipo de Luciano Tantos pudo mejorar el “Tricolor”. Con un muy flojo Essengue, se mantuvo en juego por los triples de Ortiz y “Juane” De la Fuente, pero los sureños jugaron mejor y, de la mano de Morrison (7) y Scott (6) ganaron el primer cuarto 20 a 17.

En el segundo cuarto, el trámite se hizo ordinario. Quilmes se repitió en pérdidas (9 en todo el primer tiempo), falló mucho de afuera (3/14 en triples en la primera mitad) y los de Marcelo Richotti tomaron distancia (27-19). No obstante, el “Cervecero” mejoró defensivamente y, a falta de triples, se acercó con las penetraciones de Bolivar (30-27). Pero Paletta la metió desde su propio campo sobre la chicharra e Hispano se fue al descanso ganando 33 a 27.

Quilmes volvió mal del vestuario. Sin poder plantar una defensa firme y con malos tiros en ataque, permitió que Hispano saque 14 de diferencia (46-32). Pero la distancia nunca lo sacó del partido. El elenco de Bianchelli se puso más duro en la segunda mitad del tercer cuarto y encontró el tiro abierto con Sebastián Morales y Víctor Fernández. Essengue mejoró su aporte, Maciel hizo jugar al resto y el “Cervecero” cerró a tiro de los sureños (55-54).

Cuando Quilmes lo empató en el inicio del último cuarto, su defensa se volvió permeable e Hispano metió un parcial de 7 a 0 (62-55). Cada vez que los de Richotti fueron para adentro, sacaron ventaja. Si bien Quilmes peleó el partido y se acercó de la mano de Sebastián Morales, nunca tuvo los argumentos necesarios para ganar el juego. Y lamentó una nueva derrota como local.

Comentá y expresate