Quilmes le ganó a Boca Juniors en “La Bombonerita” por 75 a 70, un rival directo en las posiciones del fondo de la tabla, y sumó una importante victoria luego de la derrota recibida ante Hispano Americano en Río Gallegos.

El elenco que dirige Javier Bianchelli llegó con las necesidades de ganar, luego de la derrota ante Hispano Americano en Río Gallegos y también porque Boca representó una disputa directa por la salida de las últimas posiciones en la temporada.

Por su parte, el conjunto de la Ribera que dirige el marplatense Guillermo Narvarte tampoco encuentra el rumbo en la competencia. Los "Xeneizes" vinieron de dos derrotas consecutivas ante Gimnasia de Comodoro Rivadavia (61-59) y Estudiantes de Concordia (82-72).

El primer cuarto fue pareo. El hambre y las ganas de ambos clubes de salir de las posiciones del fondo de la tabla tuvieron como resultado este tipo de encuentro, en el cual el ataque imperó en todo momento y las ocasiones llegaron tanto para Quilmes como para Boca.

Sin embargo, el que se acomodó mejor en la cancha para el segundo cuarto fue el local. Los de Narvarte lograron sacarle provecho a los intentos de los marplatenses por llegar al aro rival, algo que siempre le pasó factura al momento de retroceder. Quilmes no pudo con el ritmo del partido en la primera mitad, que terminó con Boca Juniors arriba por 45 a 35.

En la segunda mitad, el “Indio” logró despertarse, tuvo amor propio, y dio vuelta el cotejo. A base de buenas intervenciones de Eric Flor y Nicolás Ferreyra, los de Bianchelli supieron darle efectividad a un equipo que no tuvo su mejor comienzo, pero sí su mejor final. Obviamente, del otro lado estaba Boca, que no se conformaba con cómo estaba jugando e intentó equilibrar las cosas, pero no pudo. Sacando diferencias cortas, Quilmes “jugó con el corazón en la mano” en todo momento, con errores defensivos y algunas falencias en la creación de juego, pero con la convicción plena en que la victoria era la única salida.

Así, el “Tricolor” consiguió ganar un partido que le fue difícil de llevar en todo momento, pero que pudo llevar adelante a pesar de algunos detalles que tanto Bianchelli como los propios jugadores sabrán que deberán tener en cuenta. Quilmes ganó 75 a 70 y el sábado cerrará su gira nada menos que contra San Lorenzo.

Comentá y expresate