Quilmes se hace fuerte de local. También en el inicio de la segunda fase. Apoyado en un ataque muy efectivo, el "Cervecero" disimuló una floja noche defensiva y le ganó este lunes a Tomás de Rocamora por 96 a 91 en el Polideportivo. El equipo de Manuel Gelpi continúa invicto como local.

Álvaro Merlo, con 17 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias, y Gregorio Eseverri, con 14 y 9 rebotes, fueron los máximos anotadores de un equipo que repartió bien el goleo. La otra buena noticia de la noche fue el regreso de Alejandro Reinick (12 puntos y 7 rebotes) tras su distensión.

Quilmes impuso las condiciones en el inicio. A partir de una buena defensa, pudo explotar el contraataque y llegó al gol con facilidad. Skidelski entró muy efectivo y, con un gran cierre del base, el “Cervecero” ganó el primer cuarto 25 a 16.

Sin embargo, el dominio quilmeño se esfumó en el segundo segmento. Es que el equipo marplatense fue extremadamente vulnerable y permitió 33 puntos de su rival. Y si bien Juan Esteban De la Fuente se mostró como una vía de gol confiable, todo se echó a perder ante la pobre respuesta defensiva del equipo marplatense, que se fue al descanso perdiendo 49 a 42.

Pero la reacción del local no demoró. En la reanudación, Quilmes volvió a tomar las riendas del juego, se reencontró con su juego ofensivo y le puso mayores obstáculos al ataque de Tomás de Rocamora. Álvaro Merlo creció y el "Cervecero", que anotó 31 puntos en el parcial, recuperó la delantera (73-71).

La paridad se mantuvo en el último cuarto. Quilmes llegó a sacar 10 (91-81) pero nunca pudo terminar de escaparse. Sin embargo, capacidad anotadora le permitió sostener la delantera hasta el final y prolongar el invicto como local.

Comentá y expresate