Quilmes dejó atrás una racha de tres derrotas consecutivas y, en su regreso al Polideportivo, se dio el gusto de bajar al líder de la Conferencia Sur. El “Cervecero”, con una gran defensa, derrotó 78 a 76 a Deportivo Viedma como local y empezó con el pie derecho su seguidilla de cuatro partidos consecutivos como local.

De entrada Quilmes se mostró muy concentrado en defensa. Ante un rival peligroso, defendió fuerte el uno contra uno y trabó el ataque de Deportivo Viedma. El equipo de Manuel Gelpi le bajó el goleo a su rival y, con “Juane” De la Fuente y Raúl Pelorosso inspirados en el perímetro, se quedó con el primer parcial por una leve ventaja (18-14).

El dominio quilmeño se profundizó en el segundo parcial. Desde la defensa, maniató a su rival, dominó el rebote y pudo correr. Así, estableció un parcial de 10 a 0 y logró despegarse en el marcador (llegó a sacar 13 puntos de ventaja). Al goleo de Pelorosso (11 en el primer tiempo) y De la Fuente (9) se sumó el aporte interior de Reinick y el “Cervecero” se fue al descanso largo ganando 40 a 29.

En la reanudación, Deportivo Viedma intentó reaccionar y mostró sus credenciales. Pero Quilmes, ya sin tanto gol perimetral, se apoyó en la experiencia de Reinick para sostener la delantera en el marcador.

El último cuarto fue para el infarto. Viedma peleó hasta el final, pero un triple de Gregorio Eseverri le dio la victoria a Quilmes. La figura fue Alejandro Reinik, con 16 puntos, y también se destacó Raúl Pelorosso con 15.

El Cervecero volverá a jugar el próximo lunes ante Villa Mitre de Bahía Blanca, en el segundo de sus cuatro partidos consecutivos como local. Luego recibirá el sábado 16 a Petrolero mientras que el martes 19 será local ante Centro Español de Plottier.

Comentá y expresate