Quilmes se mostró recuperado como equipo este lunes y aplastó a Boca por 98 a 76 en el Polideportivo. El equipo de Javier Biancheli dejó atrás una racha de tres derrotas consecutivas y espera el clásico del próximo sábado ante Peñarol con una mejor cara.

El "Cervecero" mejoró su producción defensiva y no perdonó a un rival que atraviesa un mal momento. En una noche sólida, su ofensiva lució fluida como de costumbre y repartió el goleo con cinco jugadores en doble dígito buenas actuaciones de Nicolás Ferreyra (22 puntos), Emiliano Basabe (16), Iván Basualdo (16), Enzo Ruiz (15) y Eric Flor (14). A su vez, el puertorriqueño Ricky Sánchez jugó un buen partido, con buena defensa, 8 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias.

Quilmes empezó a quebrar el juego en el segundo cuarto, con un muy buen pasaje de Basabe. Y lo terminó de liquidar en el tercer cuarto, cuando llegó a manejar una renta de 30 puntos.

De esta manera, el "Tricolor" buscará confirmar su recuperación el próximo sábado ante Peñarol, en un clásico al que los dos equipos de la ciudad llegarán victoriosos.

Comentá y expresate