El desahogo para Quilmes llegó en el último partido del año. Tras cuatro derrotas consecutivas, consiguió su primer triunfo en la Liga Nacional, al vencer 68 a 63 a Bahía Básket en el Polideportivo. Eduardo Vasirani, con 17 puntos, fue el goleador del equipo de Javier Bianchelli, que contó con un buen debut del camerunés Gastón Essengue (8 puntos, 9 rebotes y 3 asistencias en 14 minutos) en su vuelta al club.

A Quilmes le costó imponer el ritmo del juego. Intentó jugar ofensivas largas pero se encontró con una buena respuesta defensiva de Bahía Básket, que aprovechó para correr, tuvo tiro abierto y se distanció (13-5). El equipo marplatense reaccionó con una ofensiva más desprolija pero más veloz. Debutó Essengue, Ortiz encontró el aro y el “Cervecero” achicó sobre el final del primer cuarto (21-17).

La paridad se consolidó en el segundo cuarto. Quilmes, que llevaba 1/11 en triples, encontró el tiro abierto con Ortiz y Bolivar para pasar al frente 29-25. Sin embargo, Bahía respondió con dos bombas de Levy y Martín Fernández, para irse al entretiempo ganando 35 a 33.

El equilibrio se mantuvo en la reanudación. En un partido chato, Quilmes encontró leves ventajas cuando acertó en el tiro de tres puntos. Tantos, De la Fuente y Víctor Fernández la metieron desde afuera y Essengue tuvo un buen pasaje en el poste bajo (4 puntos en el parcial). Con esos recursos y una buena defensa, el equipo de Bianchelli cerró el cuarto ganando 55-51.

Quilmes tuvo un buen ingreso al último cuarto, donde sacó una ventaja decisiva (62-51). Un triple de Víctor Fernández, un doble de Essengue y una muy buena defensa inicial le permitieron hacerse dueño del desarrollo. Y si bien no le sobró nada (Bahía llegó a ponerse a 3), supo cerrarle los caminos a un rival limitado para definirlo con Maciel y Vasirani desde la línea de libres.

Comentá y expresate