Quilmes ganó un partido clave este domingo, al derrotar por 76 a 65 a Argentino de Junín, un rival directo en la lucha por no caer en puestos de playoffs por no descender. El equipo marplatense defendió duro y atacó mejor que su rival, con un gran partido de Winzome Frazier (23 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias). La victoria del "Cervecero" tuvo un valor extra, ya que se quedó con la ventaja en caso de igualar en puntos con los juninenses (Argentino había ganado por 5 puntos como local).

A Quilmes le costó el inicio. Argentino, con una defensa muy física, le cerró los caminos al canasto. Sin posibilidades de jugar interior, al “Cervecero” tampoco le entró el tiro exterior. Los juninenses parecían escaparse en el comienzo (11-3), pero el equipo marplatense reaccionó, plantó una mejor defensa y encontró rebotes ofensivos que le dieron aire. Frazier y Ortiz encontraron gol y el “Tricolor” descontó hacia el cierre del primer cuarto (17-15).

Quilmes pasó a dominar el juego en el segundo cuarto. Primero, a partir de su defensa, que lo tuvo 4 minutos sin convertir a Argentino. El “Cervecero” aprovechó para anotar de contraataque y disfrutó de un buen segmento de sus principales anotadores, Lucas Ortiz y Winzome Frazier. También hubo una buena prestación de Calvin Warner, para irse al descanso ganando 33 a 25.

Argentino reaccionó en la reanudación y mejoró su ofensiva, con un buen aporte de Mariani, Cangelosi y Black Leron. Quilmes no pudo plantar su defensa en el tercer cuarto pero se sostuvo con los triples y cerró el segmento ganando 56 a 49.

Los nervios condicionaron a Quilmes en el inicio del último cuarto. El equipo marplatense perdió 5 pelotas en los primeros 3 minutos y Argentino se acercó peligrosamente (56-55). Hasta que Maxi Maciel aportó su inteligencia y Ortiz su gol, para que el “Cervecero” recupere la tranquilidad y la ventaja. Y en el cierre, Vasirani y Frazier terminaron de liquidar el partido.

Comentá y expresate