Una tragedia familiar generó profunda tristeza en Tandil. Un joven de 22 años, efectivo de la Policía Local, se suicidó con su arma reglamentaria. La bala alcanzó a su papá, que quiso evitar la muerte de su hijo, y también falleció en el acto.

El papá del efectivo era un conocido periodista de la localidad vecina, Daniel Pérez, quien se desempeñaba como jefe de redacción de La Voz de Tandil.

Tandil DP foto TN.JPG

El hecho ocurrió durante la mañana del jueves, en una casa ubicada en calle Las Malvinas al 2600. Según indica La Voz de Tandil, la hipótesis más firme que manejan los investigadores es que Lucas Pérez Cordero, de 22 años, víctima de una crisis personal, decidió suicidarse con su revólver reglamentario.

Familiares del joven advirtieron la situación, por lo que dieron aviso a su papá. Cuando el hombre llegó a su vivienda, comprobó que su hijo estaba encerrado en una habitación. De acuerdo a los peritajes, logró ingresar al dormitorio y encontró al joven con la pistola apoyada en la sien.

Desesperado, trató de persuadir a su hijo para evitar que cometiera el hecho y se acercó para contenerlo. Sin embargo, el policía se disparó. El proyectil ingresó en su cabeza, salió y siguió su trayectoria y alcanzó ojo izquierdo del periodista. Los dos murieron en el acto.

Comentá y expresate