"La educación está en crisis y cada día en la escuela cuenta". Así se refirió el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para explicar una nueva decisión que tomó el Gobierno de CABA en materia educativa y asistencia social: aquellas familias que no envíen a sus chicos al colegio, sufrirán la quita del plan social Ciudadanía Porteña.

El programa Ciudadanía Porteña Con Todo Derecho brinda un subsidio mensual que mejora el ingreso de los hogares en situación de vulnerabilidad. Creado por la Ley Nº 1878 de la Ciudad de Buenos Aires, comenzó a funcionar en noviembre de 2005.

El subsidio se entrega a través de una tarjeta magnética precargada, emitida por el Banco Ciudad y Cabal, que se utiliza únicamente para la adquisición de alimentos, productos de limpieza e higiene personal, útiles escolares y combustible para cocinar.

https://twitter.com/horaciorlarreta/status/1556962776395964416

Según informó hoy Rodríguez Larreta, a partir de ahora el Gobierno porteño seguirá "de cerca" la obligación de padres y madres de llevar a sus hijos a la escuela. Para ello han decidido redefinir los criterios de asistencia escolar de los estudiantes.

A partir de ahora, va a ser necesario que los alumnos cumplan con una asistencia mínima del 85% en cada bimestre, por lo que la evaluación de la regularidad será cada dos meses. Hasta hoy, para ser alumno regular sólo había que estar matriculado en una escuela. Además, los estudiantes no podrán superar las 25 faltas anuales totales.

Bajo estos nuevos criterios es que el equipo de Larreta definió que quienes no manden a sus hijos a la escuela, van a dejar de recibir el adicional por hijo del programa Ciudadanía Porteña. "Creemos que la ayuda del Estado tiene que ser un puente entre donde estamos y donde queremos estar", señaló Rodríguez Larreta.

La modalidad será la siguiente: cada vez que el Gobierno detecte que un chico no está yendo a clases, se movilizará para lograr que vuelva al aula.

image.png

En esa instancia ingresa el Ministerio de Educación porteño, que trabajará junto a la escuela para regularizar la situación. Y desde el Ministerio de Desarrollo Humano se contactarán con la familia para conocer más de cerca su situación y las razones de las inasistencias.

"Ahora, si después de todo este esfuerzo, no cambia y los chicos siguen sin ir a clases, después de tres meses se va a dar de baja el componente adicional. Y si a los seis meses tampoco se reincorporan al aula, se va a suspender la totalidad del plan", explicó Rodríguez Larreta.

"Tenemos que trasladar esta visión a todo el país. El esfuerzo, el mérito, el trabajo y la educación son valores que tienen que guiarnos como nación para liberar todo el gran potencial que tiene nuestra Argentina", sostuvo el gobernador de la Ciudad de Buenos Aires.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate