La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Gustavo Hornos, Ana María Figueroa y Eduardo Riggi rechazó, por mayoría, el planteo de recusación formulado por la defensa de los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa contra los jueces Hornos y Riggi fundado en el supuesto temor de falta de imparcialidad.

La defensa de los empresarios había solicitado que fueran apartados del caso los jueces que resolvieron su detención con propuesta de múltiples pruebas.

En el voto mayoritario, conformado por los jueces Hornos y Riggi, se consideró que "el instituto procesal de la recusación no constituye un medio adecuado para separar a los jueces por sus decisiones desfavorables para las partes ni para cuestionar su contenido".

También se agregó que "desde una perspectiva realista, superadora de la formalidad, y con cierta empatía judicial, pareciera que la decisión a tomar en el caso produce una importante expectativa en la comunidad jurídica y en la sociedad toda".

En ese sentido, remarcaron que "esta circunstancia habría producido versiones y publicaciones en diversos sentidos". Y agregaron: "La cuestión hace rememorar la trascendente doctrina de la gravedad institucional".

En tanto, la jueza Ana María Figueroa, en disidencia, votó por dar sustanciación a la recusación interpuesta por la defensa de Cristóbal López y Fabián de Sousa, proveer la prueba y resolver el planteo previa audiencia con las partes.

El lunes de la semana pasada la Cámara Federal ratificó la prisión preventiva de López y De Sousa, detenidos nuevamente el 27 de abril pasado por decisión de la Cámara de Casación.

De esa forma, los jueces ratificaron el arresto dispuesto en su momento por el juez Julián Ercolini en la causa en la que están procesados por no pagar el impuesto a los combustibles que retenía la empresa Oil Combustibles SA.

Comentá y expresate