El retroceso a fase 3 afectó directamente a los empresarios gastronómicos de la ciudad. Walter Bertinat, propietario del café "Manotas", no es la excepción.

"Manotas" debió cerrar sus puertas y ahora hacen delivery para poder subsistir. "Necesito vender", dice el cartel que elaboró el gastronómico para difundir su número de teléfono para poder recibir pedidos.

El propietario del café de la galería Luro fue noticia durante la cuarentena porque recibió una emotiva sorpresa por parte de sus compañeros gastronómicos. Entre todos juntaron dinero para ayudarlo con los impuestos y el pago del alquiler y evitar el cierre del local.

0003051342.jpg

La iniciativa surgió en el grupo de Whatsapp que integran más de 200 gastronómicos marplatenses. Bertinat también formaba parte del chat, sin embargo hace unos días lo habían eliminado y no sabía el motivo.

Walter adecuó sus servicios al delivery pero sólo recibe algunos pedidos de los vecinos exceptuados de la cuarentena pero la mayoría de los que le hacen pedidos son clientes ocasionales.

Embed

Bertinat se hizo conocido durante las protestas de los gastronómicos por ir vestido de mozo y hacer malabares con la bandeja.

Comentá y expresate