Por Juan Pablo Fioriti

"La semana que viene me voy a reunir con Manzur y le voy a decir que Martín Redrado debe ser el nuevo ministro de Economía". Sentado en la primera fila, Redrado esbozó una sonrisa en el tramo final de la disertación de Martín Cabrales, vicepresidente de la marca líder en venta de café.

La frase del empresario marplatense no pasó desapercibida y arrancó aplausos entre los más de 300 hombres de negocios que participaron este viernes en Mar del Plata del coloquio de economía, política y real estate. El nombre del economista y ex presidente del Banco Central comenzó a sonar con fuerza para hacerse cargo del ministerio de Economía en reemplazo de Martín Guzmán, a quien Cristina Kirchner quiere afuera del Gobierno.

- Si te llama Alberto Fernández y te dice "Martín, quiero que seas mi ministro de Economía", ¿aceptás?

- No hay que pensar en términos de las personas, sino de proyectos. Uno le puede plantear sus ideas a cualquier político, pero nunca las personas deben estar por delante del proyecto.

En los pasillos del hotel Sheraton, Redrado elude con cintura política la pregunta de Ahora Mar del Plata.Pero habla de todo: la suba del dólar, la inflación y el acuerdo con el FMI. "Argentina necesita un programa de estabilización y crecimiento", dice.

- ¿Cómo ve a la economía?

- Con un comportamiento muy heterogéneo. Hay sectores a los que les va bien, como por ejemplo el agro, los servicios de conocimiento y la construcción. Hay otros sectores a los que no les va tan bien y la mayoría está por debajo de la línea de flotación. Necesitamos poner en marcha todas las fuerzas productivas. Es momento de pensar en el período post pandemia.

- Si el Gobierno no llega a un acuerdo con el FMI, ¿qué escenario vislumbra?

- Yo creo que va a haber acuerdo. Pero el tema es el contenido del acuerdo. Los intereses convergen: la clase dirigente argentina no quiere confrontar o llegar a un incumplimiento y el FMI tampoco. Las dos preguntas son: cuándo se dará el acuerdo y con qué contenido. Esperemos que no sean los programas tradicionales de ajuste fiscal y ajuste cambiario. Eso es lo que está por verse y discutirse en los próximos meses.

Redrado.jpg

- El dólar libre llegó a superar la barrera de los 200 pesos. ¿Puede seguir subiendo?

-Hay una política de represión a la demanda. Todas las políticas que son represivas siempre generan efectos dañinos sobre la economía. Hoy tenemos más de 15 valores para un mismo producto que es el dólar. Mientras no haya políticas que incentiven la oferta de dólares, está claro que hay una dificultad para poder proyectar. Lo que se ve a corto plazo es que hay más pesos y menos dólares. Necesitamos generar incentivos a la oferta de divisas.

- ¿Es imposible bajar la inflación?

- No, se puede bajar. En mi disertación planteaba dos leyes de estabilización. Soy un convencido que hay que desindexar todas las variables del gasto público junto a una política monetaria que pueda acompañar y marcar un sendero que reduzca la nominalidad de esas variables que maneja el Gobierno.

- Del uno al diez, ¿qué puntaje le pone a la gestión de Martín Guzmán?

- No le pongo puntaje. El balance hay que mostrarlo con los números. Siempre es valiosa la gente que deja la función privada y va a la función pública. A los funcionarios hay que evaluarlos por la inflación, el crecimiento económico, la pobreza y la indigencia.

Comentá y expresate