Un empleado de una cervecería renunció de forma intempestiva y sus antiguos compañeros comprobaron que se había llevado la recaudación.

Según pudieron determinar los investigadores, en la madrugada de este viernes, uno de los cocineros se acercó hasta donde se encontraba la cajera y le dijo que tenía intenciones de dejar de trabajar en el lugar.

El sitio Crónica informó que, tras una breve conversación, la joven le dio 650 pesos y se retiró. Sin embargo, minutos más tarde, cuando fue a abrir la registradora, se dio cuenta que estaba violentada y que faltaban alrededor de 60.000 pesos.

Dio aviso a la Policía a través de un llamado al 911 y los efectivos acudieron al lugar, una cervecería artesanal del centro de La Plata.

"Por lo que investigamos, el robo fue cometido por el empleado. Ya solicitamos el pedido de detención", dijeron a los investigadores al portal 0221.

La UFI N° 9 de Autores Ignorados tomó intervención y sigue de cerca la causa caratulada como "hurto".

Comentá y expresate