La agencia británica de investigación de accidentes aéreos confirmó este miércoles por la noche que logró rescatar el cuerpo que había sido encontrado entre los restos del avión que llevaba a Emiliano Sala.

"La operación se llevó a cabo de la manera más digna posible y se mantuvo a las familias informadas del progreso", dijo la AAIB en un comunicado de prensa. Aún no está confirmado a quien pertenece el cuerpo.

El barco Geo Ocean III, que pertenece al Ministerio de Defensa de Gran Bretaña, había levantado anclas y había dejado el lugar de la búsqueda, a 24 millas de la isla de Guernsey, para emprender camino hacia el puerto de Weymouth.

En principio se creía que el barco había decidido levantar el operativo a raíz del alerta meteorológico que hay en la zona, donde se prevén vientos de más de 70 millas por hora y fuertes tormentas.

Sin embargo, horas después se confirmó que habían logrado reflotar el cuerpo visibilizado entre los restos del Malibu Piper. El avión había sido detectado el domingo pasado gracias al trabajo del oceanógrafo David Mearns que lo detectó junto a su equipo a bordo del FPV Morven. Llevaba 13 días desaparecido. El avión quedó hundido a 63 metros de profundidad.

Sala, oriundo de la pueblo santafesino de Progreso, viajaba en ese avión después de haber sido transferido del Nantes francés al Cardiff City, equipo gales que milita en la Premier League de Inglaterra. Fue la compra más cara del conjunto británico, que había decidido abonar 17 millones de euros por el pase.

Mientras todas las energías estaban puestas en la recuperación del cuerpo, los clubes de Emiliano Sala se pelean entre ellos. El Nantes intimó este miércoles al Cardiff para que transfiera el dinero del pase del jugador argentino.

Según informa la BBC, el club galo le dio un plazo de diez días para que el conjunto que pelea por evitar el descenso en la Premier League de Inglaterra efectúe el pago de los 17 millones de euros que acordaron por la transferencia de Sala de un equipo al otro. De lo contrario, los franceses anunciaron que emprenderán las acciones legales correspondientes.

La intimación del Nantes cayó como en balde de agua fría en Gales, donde dijeron están “sorprendidos” con la demanda. Desde Cardiff, según la publicación, aseguran que aunque cumplirán con los términos acordados en el contrato, no realizarán el pago hasta que no se hayan aclarado todos los hechos.

Se había acordado un pago en tres cuotas durante los tres próximos años, del que también el Girondins de Burdeos, equipo en el que el jugador estuvo entre 2012 y 2015, iba a obtener un porcentaje.

Comentá y expresate