Luego de que el Banco Central (BCRA) impulsara un incentivo para la prefinanciación de las exportaciones con foco en que ingresen más dólares al país, se espera que durante esta semana las cerealeras liquiden en forma anticipada unos USD 1000 millones para continuar con esta meta de lograr aumentar lo mas posible las reservas del BCRA. Se trata del primer aporte concreto para el paquete de medidas anunciadas por el ministro de Economía, Sergio Massa, para enfrentar con más recursos la crisis cambiaria y financiera de los últimos meses.

Por decisión de Massa y en coordinación con Miguel Pesce, se licitará la tasa de interés para la letra que suscribirán las empresas del sector. Durante el día de hoy se espera que el Banco Central fije la tasa de las letras Nodo en dólares y mañana se realizará la licitación, por lo que se espera que ingresen cerca de 1000 millones de dólares.

image.png

En este contexto, Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), dijo que “las recientes comunicaciones del Banco Central sobre prefinanciaciones y/o anticipos de exportación modifican las condiciones normales para operar en el mercado de divisas en Argentina”.

“Históricamente se tomaba créditos con bancos del extranjero o anticipos para exportar y se ingresaba a las cuentas para que a los 5 días el BCRA transformara esa posición de divisas en pesos al tipo de cambio oficial”, expresó.

“Las modificaciones actuales permiten a los exportadores mantener sus divisas hasta un máximo de 180 días. En caso de hacerlo en cuentas especiales en dólares en el país, el sistema bancario ofrecería una tasa para cubrir el costo de esa prefinanciación en el exterior”, agregó el directivo.

El directivo también dijo que “se estima a priori que el flujo de las próximas semanas podría implicar un monto cercano a US$1000 millones” por este cambio del Banco Central. Insistió en que esto será así “hasta tanto evaluar el ritmo de venta de los productores”.

Este mecanismo se podrá poner en marcha por una cuenta especial que ya existe desde 2014 para adelanto de prefinanciaciones y por otra creada a principios de este mes desde el BCRA, detallaron las fuentes oficiales. En la comunicación del Central del 5 de agosto, se dispusieron modificaciones para los “Depósitos de ahorro, cuenta sueldo y especiales. Efectivo mínimo. Política de crédito”. Allí se ampliaron los plazos para efectuar las liquidaciones a cambio de esta prefinanciación.

El BCRA emitirá una nota en dólares (Nodo) que licitará entre los bancos, que venderán los dólares de los exportadores al Central a cambio de ese instrumento licitado y el rendimiento que obtengan será el incentivo para que los exportadores sumen fondos a las alicaídas reservas del organismo que lidera Pesce.

image.png

Las fuentes aclararon que la de esta semana será la primera de una serie de licitaciones que pretenden realizar, para conseguir un total de USD 5000 millones del sector cerealero.

Es importante destacar que el BCRA debería lograr comprar de forma neta un monto de USD 5000 millones antes de fin de ao para si poder sumarlas a las reservas internacionales con el objetivo de cumplir con las metas del acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), luego de la abultada perdida de reservas en estos últimos meses, que se aceleró desde junio y especialmente desde la salida de Martín Guzmán del Palacio de Hacienda durante el mes de julio.

Frente a la alta brecha cambiaria y a la desconfianza de los agentes económicos, Massa promovió un cambio en el tono del diálogo con el campo, haciendo que incluso haya una reunión entre Agricultura y la Mesa de Enlace, y acelera las negociaciones con los bancos regionales para conseguir más dólares.

En el frente doméstico, el Gobierno logró despejar vencimientos con el canje de la deuda en pesos que logró una alta aceptación y la flamante resolución de la AFIP que obliga a un grupo importante de grandes empresas a adelantar sus anticipos de Ganancias del ejercicio 2022, por la que prevén conseguir unos 200.000 millones de pesos. Se trata de los primeros pasos de una larga batalla que tiene por delante Massa -que este fin de semana se mostró aliviado por el ahorro conseguido en las pesadas importaciones energéticas- para que el Gobierno pueda respirar con más oxígeno en la última parte del año.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate