El gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se refirió a su relación con intendentes de Juntos por el Cambio y acusó un relajamiento en el control de las restricciones para evitar contagios de coronavirus. "Después, cuando las cosas andan bien, aparecen y dicen 'es por mí'", razonó el mandatario.

"Algunos quieren sacar ventaja y lo que está en juego es bajar los contagios. Y para bajar esos contagios hay que dejar de hacer ciertas cosas", dijo el gobernador, en diálogo con radio Provincia, en una entrevista con periodistas del interior del territorio bonaerense.

En alusión al acatamiento y control de las normas sanitarias, manifestó que "no hay momentos para el oportunismo ni para sacar ventaja en medio de la calamidad".

Embed

Sobre los jefes comunales que desoyen las medidas sanitarias o "empezaron la campaña", graficó que son personas que "saludan con el sombrero ajeno".

No obstante, Kicillof destacó que mantiene una gestión "abierta y equitativa" y que "los intendentes de los 135 municipios tienen los teléfonos" de todos sus ministros.

"Somos una administración de teléfono abierto y voluntad de compartir, y no preguntamos cuando dimos el ATP o el IFE de qué municipio eran", señaló.

Comentá y expresate