a WCuando se calmaron las aguas por el affaire de Mauro Icardi con Eugenia "la China" Suárez, que detonó una separación momentánea con Wanda Nara, versiones indican que habría existido otra infidelidad. El hecho habría ocurrido en un boliche de Ibiza llamado Lio en 2018 con una empleada del lugar.

“Hubo una infidelidad previa, son historias que ahora se empiezan a conocer. Se empieza a destapar una olla porque parece que Icardi era un demonio”, lanzó Rodrigo Lussich, en Intrusos.

“Es el Icardi que le dijo a Wanda que quería abrir la pareja porque estaba aburrido, porque le dijo ‘te quiero como una madre’. Bueno, él encontró en el camino a quien querer en el camino. Una mamita”, comentó, súper filoso antes de revelar los detalles de la trema del supuesto engaño del jugador.

Embed

Según contaron, el lugar donde habría sucedido la infidelidad es muy concurrido por futbolistas. Allí estaba la mediática con su marido y ella se habría enterado por el mensaje que le envió a Wanda la esposa de un ilusionista que trabajaba en el mismo lugar.

El lugar tiene shows de bailarinas, vedettes y es un sitio de lujo. Entre los números musicales actuaba un ilusionista que trabajaba allí asiduamente y fue despedido al día siguiente. Su mujer le escribió a Wanda al día siguiente para decirle que había visto a Icardi en una situación sospechosa”, contó el animador del ciclo.

Rodrigo leyó el textual que tuvo de Sabrina, la novia del ilusionista, que se comunicó con la empresaria. “Wanda y Mauro miraban el show. Una chica que trabajaba allí pasó por el lado de Icardi; él la miró constantemente sin perder de vista. Ella se paró a charlar muy cerca de él. En un momento ambos se miran, ella se va para otro sector. Icardi se levanta, se va a un baño. Minutos después la chica sale primero e Icardi, después”, reprodujo el ciclo las palabras de la mujer.

Incluso Lussich leyó el picante comentario que le dejó Sabrina a Wanda en un posteo que realizó la mediática cuando estaba en Ibiza con su marido en 2018. “No es la casa de ella. Es de uno de los viejos que tiene de amigos (sic). Y ojo que a él se le iban los ojos en Lio. Se repite lo de Maxi”, fue el comentario que le dejó, que según contaron terminó en una fuerte pelea de la pareja.

Pero no fue todo. La confidencialidad del boliche y la “infidencia” de la mujer del ilusionista desencadenó en que el trabajador sea despedido. “Al día siguiente de escribir este comentario, al marido lo echan. Echaron a su marido”, concluyeron, sobre la polémica.

Comentá y expresate