El Gobierno actualizó este martes el impuesto interno que impacta en el precio de los automóviles 0 kilómetro, por lo que podría haber vehículos nuevos que tendrán un componente impositivo de 20 y 35 por ciento de acuerdo al modelo y otros que ya están alcanzados tendrán un reajuste de precio cercano al 14 por ciento.

Desde este 1° de junio el tributo incluirá a los automóviles que superen los $2.900.000. Hasta este martes, ese valor de referencia era de $2.500.000.

Con la última actualización, el 20 por ciento de impuesto, que implica una tasa efectiva del 25%, impactará en los vehículos con precio mayorista igual o mayor de $2.012.678, lo que significa unos $2.900.000 de precio al público. La tasa de 35 por ciento -es decir, una tasa efectiva del 54%- se aplicará a aquellos 0 kilómetro con valores mayoristas desde $3.715.714, es decir, cerca de $5.300.000 al público.

Según publicó Infobae, la base imponible se aplica sobre el “precio mayorista”, que no tiene en consideración otros factores como el IVA y la comisión de venta del concesionario. Los cambios que se aplican cada tres meses tienen como referencia el Sistema de Índices de Precios Mayoristas (SIPM) de enero, febrero y marzo. En ese trimestre ese índice tuvo un incremento de 14 por ciento.

De esta manera, a partir de este mes, habrá un nuevo modelo de fabricación nacional que quedará incluido entre los que estarán alcanzados por el impuesto interno, que será el Volkswagen Taos, que el jueves pasado se lanzó a la venta, según publicó Autoblog.

Asimismo, queda por verse cuál será el impacto sobre los vehículos con precios no alcanzados por el impuesto. Las terminales tienen modelos cuyos precios al público hoy se ubican por debajo de los $2,5, y no sobrepasan ese tope justamente para no pagar el tributo. Esos modelos con precios “topeados”, según la jerga de las concesionarias y terminales, seguramente verán incrementados los precios pero siempre por debajo del límite que les impone el impuesto.

Comentá y expresate