No hizo "leña del árbol caído", como suele decirse en estos casos. Juan Román Riquelmerompió el silencio luego de la derrota de Boca ante River por la Superfinal de la Copa Libertadores, y optó por recalcar el hecho de que el club del que es ídolo e hincha llegó a la definición y pudo haberla ganado, en lugar de profundizar en las críticas.

"Tampoco me vendan que el otro equipo es una maravilla. Tiene un grandísimo jugador como Nacho Fernández, que es un jugador diferente. El partido iba a los penales si no nos expulsaban un jugador -por Barrios-. Tampoco pensemos que nos ganó Guardiola, no nos cagaron a bailes", dijo en Fox Sports Radio. Incluso, se animó a recordar el descenso de River a la B Nacional: "No es lo mismo jugar un partido por ganar una Copa que uno por no descender. Me parece que es mucha la diferencia. Es difícil opinar porque nosotros nunca tuvimos que estar en ese lugar, ni vivimos esa situación. Espero que nunca nos toque".

La posición adoptada por el ex enganche cayó bien en la dirigencia, que está analizando cómo continuar a futuro. Y la decisión del presidente Daniel Angelici y su Comisión Directiva es abrirle una puerta, más allá de que haya coqueteado con presentarse como candidato a titular del Xeneize de cara a las elecciones que se celebrarán en 2019. "Le van a ofrecer que colabore desde algún lado", es la frase que echaron a correr.

Más allá de que se está definiendo el futuro de Guillermo Barros Schelotto (su vínculo termina el 31/12, pero cabe la posibilidad de que Angelici le ofrezca continuar, más allá de la danza de candidatos), Riquelme aún no tiene carnet de entrenador, por lo que ese rol queda descartado. Sin embargo, Boca está buscando reflotar elcargo de mánager. Y allí podría encajar. El primer candidato para dicha función es Nicolás Burdisso, con quien el Tano tiene una reunión pendiente. Ese espacio lo supo ocupar el ex zaguero Juan Simón.

Si Román no acepta el primer ofrecimiento, ya sea porque no lo siente o porque la responsabilidad o exposición es importante, otra opción es integrarlo como parte de una secretaría técnica, o que actúe como asesor, para apuntar futuras incorporaciones o ayude a amalgamar el diálogo entre las inferiores y la Primera. ¿Accederá Riquelme?

Por lo pronto, lo seguro es que en 2019 tendrá su despedida como futbolista en la Bombonera. "Pasó mucho tiempo desde que me retiré y soy honesto, pensé en que no lo iba a hacer. Pero quiero ver a la gente de Boca, quiero vivir un momento más con los hinchas. No sé si a mitad del próximo año, en octubre o en noviembre, pero de ahí no pasa. Dejaré que pasen las Fiestas y comunicaré cuándo será el partido. Necesito entrar a la Bombonera, estar con la gente y sentir el cariño de los hinchas. Los extraño un montón, tengo ganas de ponerme los cortos, los botines y entrar al patio de mi casa. El partido se hace sí o sí".

Comentá y expresate