En una final histórica en el Santiago Bernabéu, River le ganó a Boca 3 a 1 en tiempo suplementario y se consagró campeón de la Copa Libertadores de América. El equipo de Marcelo Gallardo lo hizo otra vez, se quedó con un duelo histórico ante el rival de siempre y jugará el Mundial de Clubes.

Boca empezó ganando el partido con gol de Darìo Benedetto en el primer tiempo, pero River lo empató con un gol de Lucas Pratto en el complemento. En el suplementario, Boca se quedó con 10 hombres por la expulsión de Wilmar Barrios y luego termino con 9 tras una seria lesión de Fernando Gago. Juan Fernando Quintero y Gonzalo Martínez decretaron el triunfo del "Millonario".

Tras el 2 a 2 de la ida en la Bombonera, la final tuvo todos los condimentos. Muy lejos de la Argentina, en un escenario ajeno, River y Boca jugaron un partido memorable. Mejor el equipo de Guillermo Barros Schelotto en el primer tiempo, ordenado en el 4-3-3 y peligroso para salir de contra ante un rival espeso. Benedetto, a los 43', aprovechó un notable pase de Nández, eludió a Maidana y definió con clase ante Armani para abrir el marcador.

Embed

Pero River tuvo recursos para ir por el empate. Le costó encontrar el pase entre líneas, pero cuando lo hizo, lastimó. Mucho más a partir del ingreso de Quintero por Ponzio. Y encontró una pared por adentro entre "Nacho" Fernández y Palacios para romper la defensa de Boca y encontrar a Pratto, que la empujó al gol a los 22'.

Embed

Tras el empate, River insistió pero no pudo encontrar otro pase filtrado. Pero tenía casi todo controlado: jugaba con la pelota y Boca no podía sacar contraataques. El "Xeneize" no pateó al arco en todo el segundo tiempo.

La final se abrió por completo en el suplementario a partir de la expulsión de Barrios por doble amonestación. Allí fue cuando River, con paciencia, encontró el segundo, a través de un control y un remate notable de Quintero, que dejó sin chances a Andrada.

Embed

Con 10 hombres, Boca fue a buscar el empate y tomó todos los riesgos posibles. Inclusive Andrada fue a buscar en los tiros de esquina cuando todavía quedaban más de 5 minutos para el final. Fue toda una muestra de coraje de Boca, que perdió a Gago por lesión y quedó con 9. Expuesto al contraataque, a punto estuvo de empatarlo sobre la hora con un remate de Jara que se estrelló en el palo. Y en una contra final, con Andrada jugado en ataque, el "Pity" Martínez corrió solo al gol y a la gloria eterna. River se quedó con todo en el Bernabéu.

Embed

Comentá y expresate