River y Racing empataron 0 a 0 en Avellaneda este jueves por el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. El equipo de Gallardo jugó todo el complemento con diez debido a la expulsión de Ponzio.

La Academia dispuso de todo el complemento de un jugador más pero nunca supo cómo sobreponerse a River. La revancha será el 29 de agosto en el Monumental.

El equipo de Gallardo apostaba al juego colectivo y a los ataques rápidos de contra, con espacios. Los de Coudet, en cambio, dependían de arrestos individuales.

La expulsión de Ponzio (doble amarilla) en el cierre de la primera parte le agregó un condimento inesperado al choque. Gallardo mandó a la cancha a Bruno Zuculini por Ignacio Scocco y, obviamente, modificó su plan inicial al tener un jugador menos.

Y el equipo de Chacho nunca encontró el rumbo. No estuvo lúcido Centurión, quedó aislado Lisandro y tampoco le aportaron soluciones Soto o Solari (entró por Zaracho) por las bandas.

El reloj era un rival más para la Academia y un aliado para el millonario que se sentía más cómodo con el 0-0.

A Racing le pesó demasiado el desafío de ir en busca del triunfo. Y River, que había arrancado mejor el partido, después de la roja a Ponzio decidió replegarse y defender el empate.

La igualdad lo deja con mejor gusto a River. Aunque para Racing enseguida aparecerá la chance seductora del gol de visitante en el Monumental. La serie quedó abierta. Y se definirá el miércoles 29 en Núñez.

Fuente: Clarín.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate