Dos delincuentes robaron cerca de dos millones de pesos en una sucursal del centro de Casa Blanco,un comercio dedicado a la venta de artículos de electricidad.

El hecho, que recién trascendió en las últimas horas y se manejó bajo un fuerte hermetismo, ocurrió el jueves 7 de febrero minutos después de las 19 en el local ubicado en Independencia al 1900 cuando aún permanecía abierto al público.

Uno de los ladrones entró al comercio camuflado con una gorra y una caja de herramientas mientras hablaba por celular para no despertar sospechas. Enseguida fue hasta la oficina de la planta alta, sorprendió al gerente y robó unos 2 millones de pesos de la caja fuerte. No actuó solo: un cómplice se quedó afuera de campana y se dieron a la fuga con una suma millonaria.

"Los delincuentes no eran amateurs ni improvisados, sabían muy bien lo que hacían. Tenían el robo estudiado y hasta utilizaron guantes de látex", dijeron desde el entorno familiar de los dueños de Casa Blanco.

En un primer momento las sospechas de los investigadores recayeron sobre el gerente, pero desde la empresa salieron al cruce y descartaron que haya sido un autorobo. "El gerente es un familiar de los dueños, no tuvo nada que ver, ponemos las manos en el fuego por él. Fue una batida", afirmaron.

Casa Blanco inició una investigación interna para tratar de esclarecer el hecho, que quedó registrado por las cámaras de seguridad. Los delincuentes ya estarían identificados y son intensamente buscados. El caso es investigado por el fiscal Fernando Berlingeri y trascendió que la Policía Científica recolectó huellas dactilares en el lugar.

Los ladrones robaron la recaudación de la semana, cuya suma estaba destinada para el pago de proveedores de la empresa. "Alguien le pasó información a los delincuentes, no fue un robo al voleo", dijeron fuentes del caso.

Comentá y expresate