Desconocidos ingresaron durante la madrugada a la capilla San Benito, en el barrio Belisario Roldán, y decapitaron la imagen de una virgen, además de robarse unos pocos elementos de valor y dejar destrozos en todas las instalaciones.

El daño recién fue advertido durante la mañana del domingo, momento en que se hizo la correspondiente denuncia policial sin que hasta el momento se conozcan quiénes fueron los autores de esta profanación.

Esta sede Avellaneda y 186 está en la órbita de la Parroquia San Cayetano, una zona humilde de la ciudad y con vecinos que acuden a diario al lugar. Niños y adolescentes asisten allí a clases de catecismo.

Los destrozos tuvieron como principal blanco una imagen de la Virgen María, a la que le quitaron la cabeza, se supone que de un golpe. Después fueron por los distintos armarios, desde donde arrojaron al piso todos los papeles, ninguno de ellos de valor material pero sí de importancia para la administración de la capilla.

El faltan confirmado tiene que ver con alimentos. Quienes perpetraron este ataque se llevaron yerba, azúcar y cacao, También un pequeño equipo de sonido que se usa en las celebraciones religiosas, sillas y algo de ropa que se acopia allí, parte de la cual se regala y otra se vende a valores mínimos para generar recursos.

Comentá y expresate