viernes 7 de junio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
INSEGURIDAD

Robos en Juan B. Justo: comerciantes denuncian que la zona es "tierra de nadie" y que está "liberada"

Denuncias sucesión de robos a locales, en su mayoría cuando están cerrados. "Porque también tenemos a las mecheras", advirtieron. Les rompen vidrieras y les llevan prendas. "Estamos cansados", aseguran.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El reclamo de seguridad, a viva voz, llegó ahora a la Avenida Juan B. Justo, un paseo comercial que no se quiere a convivir con el delito. Hace tiempo que sufren robos bajo distinta modalidad y en los últimos días sufrieron otros que, por su magnitud y reiteración, generan más preocupación entre los responsables de locales.

Uno de los hechos más notorios se dio en una firma que fabrica y vende camperas. Les ingresaron al local, les sustrajeron gran cantidad de prendas y, para sorpresa, la alarma no sirvió como elemento disuasivo. “Son tan hábiles que hasta eluden los sensores”, señaló la comerciante damnificada.

Entre bronca y desesperación por los malos momentos que están viviendo, a lo que se suma la caída en las ventas, arriesgaron que este incremento de los robos está relacionado con falta de compromiso en políticas aplicadas. Y hasta llegaron a lanzar que todo esto es posible porque “hay una zona liberada”. “Los patrulleros vienen cuando están las cámaras”, arriesgaron.

Embed

La zona donde se dieron ahora los últimos robos es en Juan B. Justo y Alsina. Allí han roto vidrieras, una modalidad que también está en crecimiento, para ingresar al local y llevarse mercadería. Ropa de vestir en casi todos los casos.

Durante la madrugada del sábado se dio uno de estos hechos en los que, según se ve en registros de cámaras de seguridad, un delincuentes fuerza una reja y luego rompe la vidriera con una piedra de gran tamaño. "Además tenemos a las mecheras", dijeron sobre otra modalidad que los castiga, que es la del robo por parte de supuestos clientes.

robo jb 3.jpg

Mariela, la titular del último comercio damnificado, recordó que trabajan todo el día y el esfuerzo que se hace se diluye con el accionar de los delincuentes. “Estamos cansados”, dijo al enumerar las medidas de seguridad que se toman de manera particular, los costos que implica reparar lo que los ladrones destrozan y las dificultades para disponer de un seguro que dé cobertura frente a este ritmo de robos.

Hubo quejas puntuales sobre el desempeño policial en la zona y también por las cámaras de seguridad que, incluso siendo inversiones particulares de los comerciantes, se vinculan al Centro de Ordenamiento y Monitoreo pero no parece haber grandes resultados en términos de prevenir.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar