Horacio Rodríguez Larreta anunció este martes que buscará la reelección porteña otra vez en compañía de Diego Santilli, que de esta manera resigna sus chances de competir en un futuro por el máximo sillón de la Ciudad.

Así lo confirmó el jefe de Gobierno en un video distribuido a través de las redes sociales. Aunque ya se descontaba con que Rodríguez Larreta repetiría la misma fórmula con la que ganó el gobierno local, en el 2015, aún restaba el anuncio oficial. Ya habían hecho lo propio la gobernadora María Eugenia Vidal, que volvió a apostar por el radical Daniel Salvador, y el presidente Mauricio Macri, que sorprendió la semana pasada con la candidatura de Miguel Ángel Pichetto.

"Vamos a seguir trabajando de manera incansable en este desafío tan importante que es hacer de Buenos Aires una Ciudad para vivir cada día mejor", aseguró el jefe de Gobierno en un comunicado.

Según publicó Infobae, el jefe porteño y su vicejefe y ministro de Seguridad almorzaron a solas este mediodía. Era la última charla que se debían antes de la confirmación final, según confiaron en el entorno de ambos.

Es que Santilli, que con los años se transformó en un hombre de extrema confianza de Rodríguez Larreta, dudaba en aceptar o no la invitación del jefe de Gobierno porque, de hacerlo, quedaba automáticamente impedido de apostar por la sucesión porteña dentro de cuatro años, siempre y cuando el alcalde sea reelecto en octubre o noviembre, si es que hay segunda vuelta.

Es la primera vez que las elecciones locales van pegadas a las nacionales, tras la aprobación del nuevo Código Electoral, el año pasado. La suerte de Rodríguez Larreta, en ese sentido, está atada a la de Macri.

En paralelo, el jefe de Gobierno y sus aliados negociarán hasta el sábado las listas de diputados, la del Senado y la de legisladores de la coalición formada por el PRO, la UCR y la Coalición Cívica. La semana pasada, el macrismo sumó además al socialista Roy Cortina, que, en los hechos, ya trabajaba para el Gobierno porteño.

Hay, todavía, algunas incógnitas respecto a los lugares en las nóminas de diputados y senadores, y en la de legisladores municipales.

Aún resta el anuncio formal -el límite es a la medianoche del sábado-, pero es un hecho que Martín Lousteau, que en el 2015 perdió el balotaje por apenas un par de puntos con Rodríguez Larreta, encabezará la lista de senadores nacionales.

Aún hay dudas sobre quién será la mujer que lo secundaría: se las menciona a Paula Bertol -embajadora en la OEA- y a la ministra Carolina Stanley, que en ese caso dejaría el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, cargo que la tiene fatigada. También a la diputada Carmen Polledo, pero, según trascendidos, el ex ministro de Economía K habría vetado su nombre por su posición respecto al aborto.

El PRO pondrá este año en juego las dos bancas que tiene en la Cámara alta y que corresponden a la ciudad de Buenos Aires: se terminan los mandatos de Federico Pinedo y de Marta Varela, que asumió en el 2015 en reemplazo de Santilli cuando este se postuló como vicejefe porteño.

En el caso de Diputados, el legislador Maximiliano Ferraro, presidente de la CC, encabezaría la nómina: ese lugar está reservado para él. Cuenta con el aval de Casa Rosada, del jefe de Gobierno y de Santilli.

Ese casillero había sido ocupado hace dos años por Elisa Carrió, que sacó en el 2017 el 51% de los votos -un récord- y aventajó por casi 30 a Daniel Filmus, el candidato K. Lousteau salió tercero, con poco más del 12% de los votos. La líder de la CC podría recibir en estos días, en medio de las negociaciones, a Miguel Ángel Pichetto, flamante candidato a vicepresidente de Mauricio Macri, un encuentro que aún no tiene fecha definida.

En estas horas, las negociaciones por las listas se multiplican. El segundo escalón de la nómina de Diputados aún está en debate. Entre las mencionadas aparece Victoria Morales Gorleri, directora nacional en el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, una ex legisladora de estrechísimo vínculo con el Papa Francisco. Fue una de las que más intercedió ante el arzobispo de la Ciudad cuando Macri decidió no apelar el fallo que dio vía libre al matrimonio igualitario, en sus épocas de jefe de Gobierno.

Es que, tanto Lousteau como Ferraro, si se confirman sus postulaciones, tienen abiertas posiciones de apoyo a la interrupción voluntaria del embarazo. La Casa Rosada trata de hacer equilibrio entre ambas posturas.

En el caso de la lista de legisladores, estaría encabezada por un dirigente del PRO -se habla de la ministra Guadalupe Tagliaferri-. Es decir: la nómina de Senado para la UCR, la de Diputados para la Coalición Cívica, y la local para el macrismo. Es lo que se baraja por estas horas.

Rodríguez Larreta aspira a resolver su reelección en primera vuelta. Enfrente podría tener a Matías Lammens, el presidente del club San Lorenzo cuyo mandato vence en diciembre y que quiere ser ungido por Alberto Fernández como el sparring K del jefe de Gobierno. Antes, había coqueteado con Roberto Lavagna y el socialismo.

Comentá y expresate