Por Clara López Tonón

No somos lo que logramos, somos lo que superamos”, afirma el slogan de “Rosas del mar”,un grupo de 20 mujeres de Mar del Plataque son verdaderas remadoras de la vida: se recuperaron del cáncer de mama y practican remo, una disciplina con beneficios para quienes pasaron por la enfermedad y los tratamientos.

De distintas profesiones y edades, las “remadoras rosas” se juntaron para formar la agrupación y unirse a una importante red que se desarrolla a nivel mundial, para continuar con la recuperación física y anímica, pero también para generar conciencia.

Verónica Cufré (46) tuvo cáncer de mama en 2019. “Me hicieron masectomía y vaciamiento axilar de ganglios”, contó a Ahora Mar del Plata. “El año pasado estaba sentada en el sillón de quimio y un año después estoy remando”, cuenta con orgullo la impulsora del grupo en la ciudad.

Todo comenzó cuando una amiga que vive en Málaga le envió un video de un entrenamiento de “El Candado con ellas”, el grupo que realiza esta actividad en la ciudad española. “¿Por qué no armás algo así?”, la incentivó. Verónica se quedó pensando en la propuesta y decidió ponerla en marcha.

Convocó a mujeres que conoció en un grupo por la utilización de cascos con geles fríos para no perder el cabello durante la quimioterapia. “A partir de ahí nos juntamos y la primera reunión presencial fue el 18 de enero en una plaza”, recordó. Fue un encuentro fundacional, el puntapié inicial de las “Rosas del mar”.

rosas del mar 6.jpg

“Nos pusimos en contacto con chicas que conforman agrupaciones en otras partes del país. Nos están ayudando las 'Rosas del Plata' de Tigre, que nos fueron asesorando”, contó Verónica. De esta manera, se fueron interiorizando sobre cómo trabajaban los distintos grupos a nivel nacional y mundial. Uno de los objetivos es armar una asociación civil. “Somos parte de Argentina en Rosa, somos 20 agrupaciones del país que reman. Todas colaboran en nuestra conformación”, agregó.

El primer equipo de sobrevivientes de cáncer de mama, “Breast ina Boat”, nació en 1996 en Canadá, a partir de la investigación del doctor Donald McKenzie, de la Universidad de British Columbia. El estudio médico-científico demostró que el movimiento repetitivo de remo en “botes dragón” genera beneficios para la recuperación de la musculatura del torso superior. Además, reduce la posibilidad de desarrollar lifedema (daño de los ganglios linfáticos) a la vez que fortalece los músculos y también ayuda a la parte emocional.

El movimiento repetitivo de remo en "botes dragón" genera beneficios para la recuperación de la musculatura del torso superior y reduce la posibilidad de desarrollar lifedema.

“McKenzie hizo una prueba de tres meses, convocó a 24 mujeres y las hizo entrenar en bote dragón. Después de tres meses estaban mucho más saludables, en mejor condición física, de mucho mejor ánimo y no tenían ningún problema de lifederma. El beneficio del remo es reforzar los brazos después de tanto tratamiento y operaciones al extraer los ganglios o la masectomía. Favorecen con un drenaje natural”, explicó Verónica.

rosas del mar 1.jpg

Las “rosas del mar” tienen entre 35 y 65 años y realizan entrenamientos en la costa, en plazas y en el Centro de Actividades Náuticas del Emder, en la Laguna de Los Padres. Cuentan con tres profesores: Román Pallet (remo), Víctor Gorostiaga (canotaje) y Natalia Yenni (entrenamiento físico). También tienen la asistencia de una kinesióloga y una psicooncóloga. “Conformamos un equipo recreativo y deportivo”, resume Verónica.

Dos veces por semana concurren a la laguna, que además les permite un momento de desconexión enmarcado en uno de los paisajes más lindos de Mar del Plata, rodeado de vegetación, al aire libre. Todas las actividades se realizan con el protocolo sanitario correspondiente por la pandemia.

rosas del mar 5.jpg

La actividad no tiene límite de edad. La puede practicar cualquier mujer que ya haya pasado seis meses desde la cirugía y presente un certificado médico que confirme que puede realizar el deporte.

Desde los inicios de la agrupación, las “rosas del mar” no solo reman en los entrenamientos, sino que buscan cumplir con distintos objetivos. Uno es conseguir el bote dragón, el ideal para esta práctica. “El año que viene hay una posibilidad de participar en una competencia en Nueva Zelanda, pero nos falta todavía para alcanzar esa meta”, reconoció.

Después de la enfermedad uno puede transitar una vida deportiva, linda, agradable y social".

“Después de la enfermedad uno puede transitar una vida deportiva, linda, agradable y social”, subrayó Verónica. Y agregó que además de los fines deportivos, aspiran a tener “una acción social importante de concientización, a nivel prevención e información sobre el cáncer de mama”.

rosas del mar 3.jpg

Cómo comunicarse

Las que quieran comunicarse con el grupo de remadoras marplatenses pueden hacerlo a través de las redes sociales Instagram (@rosasdelmar_mdq) o Facebook (/rosasdelmar_mardelplata). “Invitamos a quien quiera sumarse, es muy beneficioso para el lifedema, pero también como una actividad deportiva y anímica, en un lugar rodeado de naturaleza y al rayo del sol, que nos hace bien por la vitamina D”, resaltó Verónica.

Comentá y expresate