Este viernes, las autoridades de Rusia notificaron nuevas cifras máximas de casos y muertes diarias a causa del coronavirus. Los datos de las últimas semanas y el preocupante repunte de los casos en el país obligaron al gobierno a reimponer fuertes restricciones.

El centro operativo nacional para la lucha contra el coronavirus ha manifestado que durante las últimas 24 horas se han confirmado 37.141 contagios y 1.064 fallecidos.

En toda la pandemia, Rusia lleva acumulados 8.168.305 casos positivos y 228.453 muertes.

La capital, Moscú, figura como la ciudad con el mayor número de casos y de muertes: 8.166 y 79 respectivamente. Por detrás aparece San Petersburgo, que ha confirmado 3.233 contagios y 67 fallecimientos, según informó la agencia de noticias rusa Sptunik.

El pasado jueves, el alcalde moscovita, Sergei Sobianin, decretó diez días festivos entre el 28 de octubre y el 7 de noviembre para intentar frenar el avance del virus. El presidente, Vladimir Putin, abogó por adoptar medidas parecidas en todo el país.

Durante ese periodo solo estarán abiertos los servicios esenciales como las farmacias, las tiendas de alimentación y los de venta de otros bienes de primera necesidad.

Previamente, el alcalde había anunciado la vuelta al teletrabajo de al menos el 30% de los trabajadores no vacunados contra el coronavirus y de los que no han pasado la enfermedad, y decretó que los mayores de 60 años en las mismas condiciones deben quedarse en sus casas hasta febrero.

Escasa vacunación

Lo curioso de la situación del gigante asiático es que es uno de los principales productores de vacunas contra el coronavirus en todo el mundo y su inyección Sputnik V es utilizada en muchos países alrededor del globo con éxito.

Sin embargo, el escepticismo hacia las vacunas por parte de los rusos hace que el país tenga una tasa de vacunación menor al 35%.

Los sondeos realizados por autoridades sanitarias muestran que más de la mitad de los rusos no planean inocularse, una situación que ha sido atribuida como una de las causas de la propagación del virus.

Distintas entidades y expertos médicos del país están tratando de concientizar a la población rusa e instarlos a vacunarse para evitar que esta nueva y letal ola de contagios no se extienda y evitar posibles rebrotes en el futuro.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate