A los 33 años, Selem Safar mantiene vigente la ambición por ganar títulos y la pasión por el básquet. El escolta zurdo, multicampeón con Peñarol de Mar del Plata y San Lorenzo y con buenos pasos por la Selección Argentina, disfruta de liderar a Titanes de Colombia, equipo con el que se consagró campeón en noviembre de 2020 y con el que juega la Liga de las Américas.

Surgido en Kimberley y con paso por Quilmes, el tirador dialogó con Ahora Mar del Plata sobre su presente en Barranquilla. Reconoció que se puso “muy contento” con la llegada a Peñarol de Leandro Ramella, su entrenador en las divisiones inferiores y aseguró: “Me encantaría que me dirija profesionalmente”. En ese sentido, reconoció que “sería muy lindo jugar en mi ciudad otra vez y Peñarol lo sabe”.

-¿Cómo te sentís en Colombia?

-Realmente me siento muy cómodo en Colombia, encontré un lugar que me gusta, me siento cómodo y la liga me sienta bien en su juego. Es un juego totalmente diferente a la liga argentina, mucho más veloz, con más espacios, entonces eso a mi juego lo beneficia. Me siento bien, muy cómodo y disfrutando de estar un gran equipo como Titanes, de jugar la Liga de las Américas y de jugar en una liga diferente

-¿Qué podés contar de la vida en Barranquilla en este contexto de pandemia?

-La vida en barranquilla es bastante normal, es una ciudad que tiene más de un millón de habitantes pero no es tan grande como Cali, Medellín o Bogotá, que están más complicadas con la pandemia, tienen un toque de queda. En Barranquilla eso no pasa, nosotros estamos viviendo en un hotel, entrenando y haciendo nuestra vida. Me vino muy bien para poder conocer, pasear y disfrutar.

-¿Cómo fue el proceso para adaptarte a la liga colombiana?

-No hubo mucho proceso largo porque fui a jugar una liga de dos meses. Yo sabía que era un jugador importante en el equipo. Lo importante fue adaptarme lo más rápido posible al sistema y aportar lo máximo que pueda. Realmente eso se dio rápido. apenas empezamos a jugar me di cuenta de que era importante en el equipo. El equipo necesitaba que tome decisiones y me fui sintiendo cómodo con la forma de jugar. Es algo que me benefició muchísimo. Me siento muy bien, me siento muy importante en el equipo, logrando un campeonato y ahora jugando Liga de las Américas. Obviamente que necesité un poco de adaptación, pero se dio de entrada que el entrenador habló conmigo y me dijo que iba a ser importante en el equipo. Me tenía que acostumbrar a un rol diferente del que tenía en los últimos años en Argentina. Se dio bastante rápido, cuando arrancó el torneo tenía claro mi rol.

Safar.jpg

-¿Qué características tiene la liga colombiana?

-Creo que es una liga que está creciendo muchísimo en los últimos años. Hasta el año pasado sólo se jugaban tres meses por año y este año creció a seis meses. Si a eso le sumas los tres meses que dura la Liga de las Américas, ya son nueve meses. Ha crecido mucho el basquet colombino y va camino a seguir creciendo. Tienen mucho talento, son muy atléticos. Obviamente que faltan algunos detalles, porque nosotros en Argentina somos muy detallistas, pero lo van a ir ganando con el tiempo

-¿Pensás en que podés pelear un lugar en la Selección?

-Si, creo que puedo seguir compitiendo por un lugar en la Selección. Tiene que ver con que uno siga entrenando y buscando su mejor versión. Con el correr de los años lo fui perfeccionando, entrenando mucho más que cuando era joven. Tengo que seguir haciendo mi trabajo en el club donde esté y si se da en algún momento la vuelta a la Seleccion seria algo grandioso

-¿Cómo tomaste la llegada de Leandro Ramella a Peñarol? ¿Pensarías en volver si te llaman?

-Me puso muy contento la llegada de Leandro a Peñarol, es el técnico que me tuvo en todas las inferiores, el técnico al que le debo muchísimas cosas de mi carrera, porque lo tuve desde los 12 a los 18 años y nunca tuve la posibilidad de que me dirija profesionalmente. Me encantaría que alguna vez eso pase y me encantaría volver a Peñarol en algún momento. Peñarol lo sabe y para mi seria muy lindo jugar en mi ciudad otra vez, con mi familia y con mis amigos. Imagino que en algún momento se va a dar.

-Conocés bien a Facundo Campazzo, ¿cómo lo ves en la NBA?

-Primero me dio mucha felicidad cuando enteré que él se iba a la NBA, era un objetivo de Facundo desde hacía mucho tiempo. Imagino que lo está disfrutando mucho y está aprendiendo. Obvio que no iba a ser fácil la adaptación, pero lo está haciendo muy bien. Las veces que entra y tiene minutos genera cosas, eso es lo principal. Con el tiempo va a jugar más minutos y se va a adaptar a la NBA, que es una liga totalmente distinta a las demás por su estilo de juego.

Comentá y expresate