Por Karina Vilella y Paula Zaccaro

Como buenas curiosas, nos atrapan los orígenes etimológicos de las palabras. Cuenta la historia que allá por el siglo XVI el ejército de Carlos V toma victoriosa la maravillosa ciudad de Roma y sus militares exultantes por la victoria, llenaron sus copas del rojo brebaje, alzaron las mismas y gritaron al unísono: “Brin dir´s” que significa te lo ofrezco, te lo traigo…

Este histórico hecho dio lugar a la tradición de celebrar bridando. Es por ello que la Real Academia Española define al brindis como la acción de brindar con vino o licor, ¡jamás con agua por favor!

Pocos gestos hablan por sí mismo como el hecho de elevar las copas y juntarlas al son de sonrisas y palabras características como “salud”, “chin chin” o “Feliz Año Nuevo”…

modos y modas festejo 2.jpeg

El vino en aquellos tiempos no poseía ni burbujas ni los aromas actuales. Descriptores de frutas o hierbas eran inexistentes debido a la forma de elaborar con los racimos enteros, sus escobajos y hasta sus insectos.

El almacenamiento ocurría en ánforas donde precisamente no aportaban ni aromas ni sabores amables como las generosas barricas de roble francés o americano.

La tan pretenciosa y reiterada pregunta sobre si se debe o no chocar las copas protocolarmente, tiene una única respuesta: ¡No! Pero es bien sabido que las licencias nos la tomamos siempre ante celebraciones familiares o con amigos muy cercanos.

modos y modas festejo 3.jpeg

Historias sobre su porqué hay varias, aunque ninguna comprobada. En la Grecia Antigua los anfitriones de los simposium debían demostrar que el sagrado vino no poseía veneno alguno y que era apto para su consumo, por eso, el acto de acercarlas, unas con otras. Los romanos eran menos desconfiados y este simple ejercicio de elevación significaba simplemente que la copa estaba vacía y que deseaban seguir bebiendo.

Siguiendo la línea histórica, en la temprana Edad Media, la costumbre de acabar con sus rivales envenenándolos era moneda corriente para quedarse con sus tierras, sus fortunas y hasta sus poderes.

Por eso, en estas fiestas pasadas, esperamos que hayan elevado sus copas y con voz festiva, hayan despedido un año complejo, cruel para muchos pero con enseñanzas que jamás podremos olvidar…

¡Salud ,amigos! ¡Brindemos por un gran 2021!

IG @centrodipkarinavilella

IG @benitapeka

Comentá y expresate