La información causó revuelo y dio la vuelta al mundo. Cuando habían pasado cuatro meses de la desaparición del submarino ARA San Juan, el jefe de Gabinete, Marcos Peña , entregó un documento confidencial a los diputados en el que se daba a entender que el submarino había estado cerca de Malvinas, violando una zona de exclusión.

El Ministerio de Defensa explicó que el documento manuscrito era tan solo un borrador y que se investigaría cómo dicho papel había llegado a manos de Peña para ser entregados a los legisladores. Unos 80 días después, la Armada sancionó al capitán que había escrito las coordenadas erróneas.

"La sanción que se le impuso es por indisciplina, queda en su legajo que tuvo un acto de indisciplina", dijeron desde Defensa y agregaron: "La sanción fue definida en los primeros días de mayo, pero quedó firme ahora tras su proceso de descargo".

La Armada señaló que la documentación que ubicaba el teatro de operaciones del submarino en la zona de Malvinas, a través de unas coordenadas corregidas a mano, tenía anotaciones manuscritas y no formaba parte de las instrucciones impartidas al ARA San Juan "ni a ninguno de los buques pertenecientes a la Flota de Mar de la Armada".

También explicó que "en esa orden se adjuntó un proyecto de mensaje naval con anotaciones manuscritas referidas al área de operaciones" y, aclaró: "Sin embargo, esas anotaciones no formaron parte de las instrucciones impartidas".

Fuente: La Nación.

Comentá y expresate