Mientras uno de los testigos explicaba este martes ante el Tribunal cómo impactó con su auto a Lucía Bernaola en la madrugada del 4 de junio de 2017, Federico Sasso, el imputado por atropellar y matar a la adolescente, sufrió una crisis nerviosa que lo obligó a retirarse de la sala.

“Se empezó a sentir muy angustiado, como que le faltaba el aire. Entró en shock, empezó a temblar, lloraba y el Tribunal mismo interrumpió y propuso que se retire a una sala contigua. Ahí lo revisaron y se lo llevaron del edificio”, explicó Facundo Caparelli, abogado de Sasso, tras la segunda jornada del juicio. “Ayer ya venía mal. Está con una angustia muy importante, llora permanentemente”, agregó el letrado.

Tras retirarse de Tribunales, Sasso recibió asistencia de una médica psiquiátrica en su domicilio de arresto, que fue modificado de Balcarce a Mar del Plata para facilitar los traslados en el juicio. “La médica psiquiatra que lo atiende hace un año y medio le hizo un diagnóstico, con un certificado y unas prescripciones médicas. Él hace un año y medio que toma medicación psiquiátrica y viene siendo atendido dos veces por semana por una psicóloga y por una psiquiatra”, señaló Caparelli.

Sobre la presencia de Sasso en la jornada del miércoles, donde continuará el testimonio de distintos testigos, el abogado del joven expresó que “en principio yo diría que sí, pero no tengo la certeza porque todavía no leí el certificado. Pero él quiere estar en el juicio”.

Comentá y expresate