Los problemas con las obras sociales, la medicina prepaga y la salud pública siempre existieron más allá de la pandemia del coronavirus. Problemas de infraestructura, falta de personal y de medicamentos son corrientes en el sistema de salud de Mar del Plata.

Nehuely su familia lo sufrieron en carne propia durante las últimas dos semanas. El nene, de 10 años, tiene leucemia y no logró ser hospitalizado en Mar del Plata y tampoco conseguían que lo trasladen a la ciudad de Buenos Aires.

El problema comenzó cuando Nehuel estaba andando en bicicleta en la costa y tuvo una caída. Se lastimó la pierna y con el correr del tiempo el moretón no se le iba, al contrario aumentaba. Su madre decidió llevarlo a la guardia de la Clínica del Niño y la Madre.

Le realizaron unos estudios y se retiró a su casa. Al cabo de unas horas, el médico pediatra llamó a su madre y le pidió que volvieran con urgencia a la clínica. Allí les confirmó que Nehuel tenía leucemia.

Fue un baldazo de agua fría”, contó Ahora Mar del Plata María Rosa, abuela del nene. Pero la grave noticia no fue el único inconveniente por el que tuvo que atravesar esa familia. “Nos dejaron solos desde un primer momento”, relató.

“El primer problema que tuvimos es que nos informaron que en el hospital Materno Infantil no tienen capacidad para albergar a más pacientes oncológicos. Mi nieto se iba a tener que internar en Buenos Aires en el Garrahan o en el Gutiérrez”, detalló.

María Rosa responsabilizó a todos los integrantes del sistema de salud público. “En la Clínica del Niño parecía que se querían sacar a mi nieto de encima, lo catalogaron como un problema para ellos. La obra social no nos dio ningún tipo de respuesta, quedamos a la deriva”, dijo.

Nehuel necesitaba una ambulancia para poder viajar a Buenos Aires pero no sabían si iba a teer una cama. “Desde la Clínica no nos confirmaban si allá había espacio para atenderlo y desde Zona Sanitaria VIII no nos atendían porque era fin de semana. Increíble que no trabajen. Uno no se puede enfermar un fin de semana porque no hacen nada”, arremetió María Rosa.

Además, el nene necesita una medicación que cuesta más de 500 dólares el comprimido. “La obra social no respondió y en las farmacias nos decían que no estaba en Mar del Plata el remedio. Conseguimos dos comprimidos de personas que ya no lo estaban tomando por una movida que armamos en las redes sociales”, manifestó.

Después de varios llamados y gestiones con distintos agentes de la salud la familia de Nehuel seguía sin respuestas. “Estábamos desesperados, el único que nos ayudo fue Eduardo Carnicero, delegado de la Defensoría del Pueblo bonaerense en Mar del Plata”, afirmó.

Como último intento para conseguir la ambulancia y el traslado a Buenos Aires iban a ir al acto del gobernador Axel Kicillof en el Museo Mar para poder contar su situación y que alguien los ayude. Una hora antes del acto, una asistente del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires se comunicó con la familia y les informó que iba a estar la ambulancia para llevarlo al hospital Garrahan.

“Gracias a la campaña que hicimos y a las gestiones de Carnicero pudimos llevar a Nehuel al hospital. Da mucha bronca que todo el sistema funcione así. Si el reclamo no llegaba al ministro de Salud mi nieto se moría acá en Mar del Plata. Sin cama y sin medicamentos”, aseguró la nieta del nene.

Nehuel ya se encuentra con su padre en Buenos Aires pero el traslado les costó el trabajo a sus padres. “Mi yerno viajó para allá porque Nehuel tiene un hermanito de sólo de 10meses y por el tema del coronavirus mi hija no podía viajar en la ambulancia con su bebe”.

Su padre trabaja en la construcción, por lo que no puede trabajar y no tienen un fuente de ingreso. Ahora estamos viendo donde se puede quedar allá. Estamos buscando que alguna fundación nos ayude o se pueda quedar en la casa de algún conocido”, contó.

Por último, María Rosa criticó el accionar de las autoridades. “Desde la Municipalidad no nos dieron ninguna respuesta, desde la Zona Sanitaria VIII ni nos atendían el reclamo y la Clínica del Niño no veía la manera de sacarse el problema de encima”, remarcó.

“Da mucha impotencia y bronca que si no es porque un ministro levanta un teléfono y pide una cama uno se puede morir sin ser atendido”, finalizó.

En las últimas horas, Nehuel surfió un derrame cerebral luego de comenzar con el tratamiento de quimioterapia y su estado es delicado.Los médicos lo introdujeron en un coma inducido para realizarle estudio y ver cómo evoluciona.

Comentá y expresate