Germán Albornoz y José Figueredo son amigos desde los 13 años. Comenzaron trabajando en una fábrica de pescado y ahí forjaron su amistad. Con el tiempo cada uno siguió su camino y se encontraron en la escuela de la Armada. A sus 17 años, fueron enviados a la guerra de Malvinas y ese hecho histórico fue lo que los marcó para toda la vida.

Embed

“Nunca habíamos hablado de ir a una unidad militar, lo tuvimos guardado hasta un tiempo después”, contó Albornoz.

“Me anoté, rendí el ingreso y con 15 años mis padres me firmaron para poder entrar a la Armada. Sin saber que Germán había hecho lo mismo que yo, alguien da la orden de ‘cuerpo a tierra’ y ¿quién estaba abajo mío? Germán. Nos encontramos de vuelta ahí, después de tanto tiempo”, recordó Figueredo.

En ese rencuentro pudieron transitar juntos sus años de formación. “Pudimos aprobar el curso, era muy difícil, todos los jóvenes querían hacer la carrera militar y nosotros pudimos egresar de marinero de primera”, comentaron. Pero luego vendrían los días más difíciles para estos dos amigos: la guerra de Malvinas.

“Éramos muy chicos, no teníamos noción de nada. Nos destinaron a distintas unidades. En mi caso al destructor ARA Bouchard, en el caso de Germán en el crucero General Belgrano. Sin saber lo que iba a pasar, no nos volvimos a ver. Ahí empezó lo de la guerra, que luego nos unió el destino en el grupo de tareas 3”, contó Figueredo.

El 2 de mayo de 1982 se produjo el hundimiento del crucero General Belgrano, en el que estaba Germán, tras un ataque del submarino nuclear británico HMS Conqueror. El hecho causó la muerte de 323 argentinos. “Con José no nos vimos más tras el hundimiento, a mí me rescató otro barco a las 30 horas del hundimiento donde pasamos momentos bastante malos”, comentó el sobreviviente.

“Fue una desesperación, nosotros queríamos buscar a nuestros compañeros, yo quería saber dónde estaba Germán, eran mis compañeros, mis hermanos. La Armada nos enseñó a amar a los compañeros. Como veterano estoy en contra de la guerra. Siento tristeza este 2 de abril, uno siempre quiso haber hecho más y no se pudo”, se lamentó José.

Comentá y expresate