No ocurrió una tragedia de milagro. El sistema de ventilación de una de las piletas del natatorio municipal se vino abajo a metros de donde un profesor estaba dando clases este miércoles junto a sus alumnos. No hubo heridos.

"Se vino abajo toda la estructura del aire acondicionado y calefacción. Se me venía todo encima, hoy nací de nuevo. Mi vida corrió peligro, yo estaba ahí trabajando. Hoy volvimos a nacer con un grupo de alumnos", contó un profesor.

"Increíble que pase esto es una de las mejores piletas de la Argentina. Gracias al intendente por hacer las reparaciones que corresponden en la piscina", ironizó.

Embed

Embed

Comentá y expresate