La viuda de Daniel Muñoz, el fallecido secretario privado de los Kirchner, se entregó este martes en los tribunales de Comodoro Py. Se trata de Carolina Pochetti, sobre quien pesaba una orden de detención dictada por el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas.

Para los investigadores, Pochetti es un engranaje clave para recuperar 70 millones de dólares que se habrían repartido entre familiares de Muñoz y muchos de los cuales se habrían invertido en propiedades en los Estados Unidos. En ese marco, están acusados de ser sus testaferros los marplatenses Sergio Todisco y Elizabeth Ortíz Municoy, detenidos el fin de semana.

Todisco se presentó ante la Justicia este lunes y pidió ser imputado colaborador. Es decir, se declaró arrepentido.

Muñoz fue secretario privado de los Kirchner hasta 2009. Los arrepentidos José López (ex secretario de Obras Públicas), el financista Ernesto Clarens y Claudio Uberti (ex OCCOVI), entre otros, explicaron que era Muñoz quien recibía los bolsos con dinero destinado a los Kirchner.

En las anotaciones del chofer Oscar Centeno, Muñoz aparece como receptor de varias entregas del servicio de delivery de bolsos que manejaba Roberto Baratta, número dos de Julio de Vido en el Ministerio de Planificación durante el kirchnerismo.

Según información de la Unidad de Información Financiera (UIF) en manos de Rodríguez –quien investiga el delito de lavado de dinero del matrimonio Muñoz-Pochetti- hubo 16 operaciones inmobiliarias en Miami y Nueva York, entre abril de 2010 y diciembre de 2015, por 70 millones de dólares.

Muñoz-Pochetti aparecieron en los Panamá Papers como accionistas de una off shore registrada en las Islas Vírgenes. A partir de aquella información se llegó a un entramado de sociedades con vinculaciones en Suiza, Uruguay, Miami, Delaware, Nevada, Andorra, Seychelles y Nueva Zelanda que se dedicó a la compra de propiedades.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate