Diego Saúl Reyna no la tuvo sencilla, pero después de años de esfuerzo tuvo la recompensa soñada. Originario de Chiapas, a los 16 se fue a vivir a Canadá, donde pasó un tiempo con una familia adoptiva canadiense. Aprendió el idioma, se formó y comenzó a trabajar para poder armar su vida en el frío país del norte.

En un video publicado en YouTube presentó su gran logro, tras todo este tiempo de lucha: una enorme casa en la que podrá vivir junto a su esposa e hijos.

Según publicó Clarín, tras terminar la preparatoria, Diego empezó a trabajar como albañil, un empleo que el mismo mexicano calificó en sus videos como "perfecto para él". En la mayoría de los países de Latinoamérica no es un trabajo con una gran remuneración, sin embargo con el tiempo se volvió líder de su propio negocio en el sector de la construcción y logró un progreso jamás imaginado.

Posteriormente conoció a Katrina, una joven canadiense, con la que se casó y actualmente tienen dos hijos. Mientras ganaba sus primeros billetes comenzó a darle forma a su canal de YouTube en el que le muestra a todo el continente cómo es su vida allí y cuáles son los requisitos necesarios para irse como inmigrante a Canadá.

casa 2.png

Con su canal logró armar una comunidad que ya cuenta con 2 millones de suscriptores. Su objetivo es ayudar a todo aquel que quiera dar el salto y aventurarse a vivir en aquel país, describe en sus clips los datos positivos y los negativos y así fue sumando cada vez más seguidores.

Algunos de los temas que toca son cómo se adaptó; los pros y contras de vivir en Canadá; cómo aprendió inglés; o cómo son sus citas médicas siendo inmigrante. Lamentablemente, también ha sido, según relata, víctima de discriminación, ya se por su origen o por su profesión. Esos testimonio también se encuentran en su página.

En su video viral, que obtuvo más de 1,6 millón de reproducciones, Diego muestra el imponente inmueble que acaba de adquirir junto a su familia. Se lo puede ver recorriendo cada ambiente de su nueva casa, que está distribuida en tres pisos y cuenta con grandes espacios para la cocina, comedor, sala principal, oficina y salón de juegos.

“Hermanos de habla hispana, por fin, después de tanto tiempo de incertidumbre, de no saber a dónde ir, por fin tenemos una casita, nuestro nuevo hogar”, dice el mexicano en su video. La enorme vivienda tiene también terrazas, tres habitaciones con baño, estudio, una habitación para invitados, lavadero, jardín y garage para tres vehículos.

El costo y cómo lo pagó

De gran espacio y numerosas habitaciones, Diego explicó que la propiedad pertenecía a un matrimonio que se jubiló y decidió vender su casa para contar con un buen fondo de retiro. Algo que, según contó el mexicano, suelen hacer las personas de Canadá al dejar la etapa de actividad laboral. "Las casas son para ellos un resguardo para tener un buen fondo el día que se jubilan, que se suma al cheque que reciben cada mes".

De acuerdo a lo que señaló Diego, la casa costó $740 mil dólares canadienses (unos 578 mil dólares estadounidenses). Para comprarla dio un 40% del valor total como enganche. Lo que le queda para completar la compra lo pagará en cuotas, que equivalen a lo que pagaba como alquiler de su anterior vivienda.

Instalado desde hace tiempo, el hombre de 36 años que llegó a Canadá siendo apenas un joven adolescente, ahora tiene familia y acaba de cumplir el sueño de la casa propia. Su nuevo proyecto es ayudar a otro que quieran seguir su camino y por eso creó una empresa de migración.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate