Otras dos bajas en el gabinete de Arroyo. Esta semana se fueron dos funcionarios más del gobierno municipal. Se trata de Luis Melo, quien era responsable en la Dirección Municipal de Inspección General y Álvaro Fanproyen, que estaba a cargo del área de relacionamiento con las organizaciones cooperativas.

En el caso de Melo, su desvinculación respondería a una polémica autorización para desplegar avisos publicitarios en la presentación de un nuevo modelo de vehículo sobre la fachada del Museo MAR.

Mientras que Fanproyen, hombre que fue precandidato a intendente por el massismo en 2015, no habría cumplido las expectativas de trabajo en su vínculo con las cooperativas. Por ello, tareas básicas de limpieza y nivelación en barrios de la periferia aún esperan ser ejecutados.

30 bajas en casi 20 meses

Desde que asumió el gobierno, 30 funcionarios renunciaron en casi 20 meses de gestión del intendente Carlos Arroyo: durante 2017, se produjeron 10 cambios pero lo llamativo fue que durante su primer año de trabajo, las desvinculaciones de su gabinete alcanzaron las 20 renuncias.

Quien formalizó estas dos nuevas salidas fue el secretario de Gobierno, Alejandro Vicente. En lo que respecta al área de Inspección General ya se habían generado cambios en enero de este año.

Además de las salidas de Melo y Fanproyen, en las últimas semanas hubo otras bajas: como por ejemplo de Leando Saaied quien se desempeñaba en el área de Seguridad y Walter Alló, quien fue separado de su cargo al frente de la dirección de Parque Automotor y Protocolo.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate