Como a muchos jóvenes de su edad, a la brasileñaLayane Dias (tenía entonces 19 años) le pareció divertido colocarse en un piercing en la nariz. Lo que nunca sospechó fue que después de hacerlo terminaría con la mitad de su cuerpo paralizado.

paraplejica.jpg

La pesadillacomenzó en julio del año pasado, después de realizarse el procedimiento de colocación del piercing, cuando estaba por comenzar sus estudios en la facultad. De la nada, empezó a sentir dolores muy fuertes en la espalda, y poco tiempo después el cuadro empeoró: no sentía las piernas.

"No conseguía sentir nada de los senos para abajo", le contó Dias a BBC Brasil. Su familia la llevó de inmediato al hospital, donde los análisis de sangre y orina revelaron que dentro de su organismo tenía una bacteriallamada Staphylococcus aureus.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Só pra testar o coração da minha vó mesmo, descobri que tá bom galera! Podemos seguir normalmente a rotina KKKKKK

Una publicación compartida de Layane Dias (@layaanedias) el

"El médico me preguntó si había tenido alguna herida en la nariz o algo similar porque, tal como me explicó, esa bacteria suele generarse en las fosas nasales. Fue entonces cuando le conté que me había hecho un piercing en la nariz el mes anterior", contó Dias.

Según le explicó el neurocirujano que la atendió, todo esto se debió al piercingque la joven se había realizado un mes atrás, que en ese momento hizo que su nariz se hinchara y se volviera roja. "Pensaba que solo se trataba de un grano, pero me dio fiebre. Me lo traté yo misma, me puse unas pomadas y a la semana desapareció", recordó.

Luego llegaron los dolores, la falta de movilidad en las piernas y la internación. Esos días en el hospital pasaron entre morfina y radiografías, y hasta debió ser trasladada al Hospital de Brasilia para darle mejor atención ya que su caso fue clasificado como "grave".

Fue allí donde le realizaron una resonancia magnética que reveló otra complicación: Dias tenía medio litro de pus entre tres vértebras que presionaban su médula espinal. La joven fue operada de urgencia ya que todo ese líquido podría haberla infectado aún más.

Tras la intervención, el dolor se fue, pero Dias quedó parapléjica. La internación, en total, duró dos meses. Tras ellos, la joven volvió a su casa con la certeza de que ahora debe pasar los días en silla de ruedas.

Lejos de deprimise, Dias comenzó el largo camino de la rehabilitación. Y compartió el paso a paso en las redes sociales, en donde se convirtió en una especie de guía y apoyopara otras personas en situaciones similares.

"El secreto de la fuerza está en la voluntad. ¡Nunca voy a desistir!", escribió en su cuenta de Instagram (tiene más de 30 mil seguidores), acompañado de un video en el que se la puede ver ejercitando sus brazos.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

O segredo da força, está na vontade! EU NUNCA VOU DESISTIR

Una publicación compartida de Layane Dias (@layaanedias) el

Además de valerse por sus propios medios, la joven practica básquetbol y handball sobre sillas de ruedas. "Conocí a otra gente joven en silla de ruedas y vi que también una puede ser feliz así", sostiene.

Ahora, su objetivo es que a nadie más le toque atravesar por esto. "Lo que quiero es que la gente tenga más cuidado cuando se haga un piercing. Que escoja bien el sitio en el que se lo van a hacer. Y que quienes hacen las perforaciones sean extremadamente cuidadosos con las medidas de higiene", concluye.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate