Tras la habilitación del Gobierno Nacional, más de 250 obras privadas se reactivaron este lunes en Mar del Plata. Desde la UOCRA celebraron la medida y aseguraron que los recaudos se respetarán “a rajatabla”.

“Es un día muy importante para los trabajadores constructores, después de esta dificultad que hemos pasado por esta pandemia que nos tocó a todos. Se ha hecho un esfuerzo enorme, estos 50 días fueron enormes ya que hay empresas que han cumplido con los sueldos y otras no”, expresó el secretario general de la Uocra en Mar del Plata, César Trujillo.

obras 1.jpg

Desde la entidad aseveraron que se están cumpliendo todas las normativas “al pie de la letra” y que “no puede haber ni un infectado”. “Hoy es el día D. Si esto sale bien vamos a seguir trabajando, si sale mal el intendente para la obra y para la industria. Hay que respetar a rajatabla”, sostuvo Trujillo.

Respecto a las declaraciones juradas presentadas para reiniciar las obras, unas 258 fueron aprobadas, mientras que 77 recibieron la autorización. Otras 22 fueron rechazadas por falta de datos.

“Nos vamos a cuidar en el traslado hacia la obra. Queremos que los compañeros vengan por sus propios medios y evitar el transporte público, hemos pensado en algunos casos que contraten combis, que vengan en bicicleta, moto o auto particular. Estamos incentivando a los compañeros para que no tomen el colectivo”, agregó el titular de UOCRA.

Por su parte, el responsable de seguridad e higiene de las torres Pelli, Néstor Machado Susseret, explicó que “se han tomado varias medidas” de control. “El ingreso está marcado en la vereda con marcas a 1,50 metros. Los portones se mantienen cerrados para controlar el ingreso. Una vez que ingresan se lavan las manos, se instaló una bacha, o un espacio para desinfectar con alcohol en gel. Lo mejor es el agua y el jabón, hay una instrucción para que el personal lo vea”, aseveró.

obra 2.jpg

Además, en el lugar de trabajo les controlan la temperatura, les hacen un cuestionario y un control de olfato. “Recién ahí se le entrega una pantalla facial a cada trabajador y se lo deja entrar a la obra. Los trabajadores vienen con su tapaboca. También hay normas de permanencia y se busca evitar la superposición de gremios”, concluyó.

Comentá y expresate