Se realizó una mesa de trabajo entre la Iglesia, el Ejecutivo y el Sindicato de Trabajadores Municipales en búsqueda de mediar en el conflicto entre las partes. Previo a esto, el obispo monseñor Gabriel Mestre se había reunido con ambos sectores.

El secretario de gobierno de la comuna, Alejandro Vicente, se refirió al encuentro como una “experiencia sumamente positiva”. “Nos permite poder dialogar más allá del ámbito natural que es el Ministerio de Trabajo. Entendernos que tenemos que llegar a un entendimiento porque permite a cada parte ceder un poco. La idea la paz social es el camino para que no se vuelva a repetir algo así”, sostuvo.

En este marco, Vicente aseguró que el municipio puede “intentar buscar alternativas positivas” y enfatizó: “Todos tenemos que ceder un poco para buscar el punto de equilibrio”.

El secretario adjunto del Sindicato de Trabajadores Municipales, Daniel Zacarías, adhirió a esta postura: “Los trabajadores siempre estuvimos de acuerdo.Queremos agradecer al obispo y a la pastoral social ya que mantenemos también esta buena predisposición para solucionar el conflicto”.

Y agregó: “Vemos otra predisposición del municipio, nosotros lo tuvimos siempre. Tratamos de ser positivos y en este marco esperamos solucionar el conflicto antes de que se termine la conciliación obligatoria”.

El obispo Gabriel Mestre, propulsor de este encuentro, aseveró que el balance “es positivo” ante una “situación conflictiva para nuestra ciudad”.

“Las reuniones que tuve por separado vi una buena predisposición, se incendió una pequeña luz que se confirma en esta reunión de hoy. La luz es más grande ahora, por la voluntad de diálogo y de solución está en ambos sectores. Queremos garantizar un ámbito de neutralidad, buscar el bien y ayudar. Se puede llegar a un acuerdo sostenible en el tiempo”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate