La primera final de la Copa Libertadores entre Boca y River quedó suspendida por el fuerte temporal que azotó durante todo el sábado a la Ciudad de Buenos Aires. Lo confirmó Daniel Angelici, presidente de Boca, en declaraciones a la televisión, minutos después de que la terna arbitral encabezada por el chileno Roberto Tobar recorriera el campo de juego de la Bombonera.

Según anunció Conmebol a través de sus redes sociales, la primera final se disputará este domingo a las 16. Aunque para mañana tampoco el pronóstico es alentador ya que se anuncian fuertes lluvias.

En River querían esperar hasta el próximo sábado, ya que de esa manera podrían recuperar a Leonardo Ponzio -emblema y capitán del equipo- y a Ignacio Scocco, ambos lesionados. Pero en el vestuario de la Bombonera, Angelici parece haber negociado más rápido que Rodolfo D'Onofrio, su par de River.

En tanto, la Superliga deberá definir qué hacer con los partidos que ya se habían modificado. Huracán-Godoy Cruz, Independiente-Belgrano y -sobre todo- el clásico del Sur entre Banfield y Lanús, por su cercanía con la Bombonera, deberán ser reprogramados.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate