Por tercera semana consecutiva se suspendió la sesión del Concejo Deliberante y ya hace un mes y medio que los ediles no debaten con normalidad en el recinto.

La situación se produce como consecuencia de una nueva retención de tareas del personal, que reclama una recategorización laboral. El presidente del cuerpo, Guillermo Sáenz Saralegui, había acordado con los empleados dicha modificación pero el Ejecutivo no la aplicó.

En este marco, se realizaron reuniones en la delegación local del Ministerio de Trabajo bonaerense, pero el conflicto no se resolvió y los trabajadores decidieron volver a adoptar una medida de fuerza de 24 horas, como ya lo habían hecho en otras dos oportunidades. Todas se desarrollaron el mismo día que le correspondía sesionar a los concejales.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate