Estelle, una estudiante inglesa de 19 años, tiene la costumbre de teñirse el pelo en su casa. Pero la última vez que lo hizo casi se muere. La joven, que actualmente vive en París, compró una tintura en un supermercado y se la aplicó como indicaban las instrucciones. Sin embargo, un pequeño detalle le provocó una brutal reacción alérgica, que duplicó el tamaño de su cara.

El producto que había usado tenía un componente altamente alérgico, conocido como p-Phenylenediamine (PPD). De manera automática, tras colocarse el líquido en el cuero cabelludo, sintió una picazón fuera de lo habitual.

Cara.jpg

Como el ardor no se iba, Estelle fue hasta una farmacia, en donde le recetaron antihistamínicos y una crema para la zona. A la mañana siguiente, el escenario era aterrador: su rostro estaba completamente deformado.

rostro.jpg

Aterrada, la estudiante empezó a tener complicaciones para respirar y hasta se le hinchó la lengua. De camino al hospital, en donde la atendieron de urgencia, sintió cómo su corazón estaba más acelerado de lo normal.

Aunque los médicos lograron estabilizarla y frenar la reacción alérgica, Estelle sigue asustada por todo lo que sufrió. "Casi me muero, no le deseo esto a nadie", aseguró.

Comentá y expresate