La secretaría de Seguridad, junto a personal de la subsecretaría de Inspección General, realizó un intenso operativo en la noche de fin de año que arrojó el secuestro de 4300 objetos de pirotecnia.

El despliegue tuvo que ver con un control habitual sobre este tipo de productos y en particular el cumplimiento de normativa reciente que prohíbe en el distrito la utilización de pirotecnia sonora.

Fuentes del municipio confiaron a Ahora Mar del Plata que durante las recorridas por distintos puntos de la ciudad se pudo advertir una notoria disminución de la cantidad de puntos de venta, muchos de ellos en plena calle, que habitualmente para estas fechas se montan en vía pública para el expendio de explosivos y otro tipo de pirotecnia.

Los agentes municipales que están bajo la órbita de la Secretaría de Seguridad que conduce Darío Oroquieta completaron inspecciones y procedieron al decomiso de mercadería cuya venta no estaba permitida y en otros casos no estaba dispuesta en locales habilitados para el expendio de este tipo de productos.

En el ámbito municipal existía conformidad sobre los resultados de esta primera experiencia tendiente a reducir la utilización de pirotecnia sonora, siempre con el objetivo de reducir su efecto directo sobre personas que padecen patologías como el autismo y también los animales, muy sensibles a los sonidos de alta intensidad.

Durante la noche de Año Nuevo, momento de estas fiestas en el que mayor cantidad de pirotecnia se utilizan, se redujo de manera notoria el uso de estos productos. Este resultado se lo relaciona de manera directa con la restricción aplicada por la comuna hace diez días y también por el efecto de una campaña de comunicación tendiente a concientizar sobre el uso e impacto de la pirotecnia sonora en la comunidad.

Comentá y expresate