Rodrigo Cristino -hijo de un reconocido empresario marplatense- viajaba en su auto por la ruta 226 cuando fue embestido a la madrugada por otro vehículo que lo obligó a detener su marcha. Enseguida bajaron dos delincuentes armados que redujeron al joven y lo subieron por la fuerza a otro auto.

Cristino fue secuestrado el 28 de diciembre de 2012 minutos después de las 4 de la mañana cuando manejaba su Peugeot 206 por la ruta 226, desde Sierra de los Padres hacia Mar del Plata. Desde el celular de Rodrigo, el líder de la banda Maximiliano Goncebatte se comunicó con el padre -Hugo Cristino- y la mujer de la víctima, Elizabeth Mola, a quienes les exigió un millón de pesos para liberarlo.  

"Hay que estar preparado para todo", le dice Goncebatte a la pareja de Cristino en uno de los llamados extorsivos. "Yo también estoy preparada para todo. Estamos desesperados y queremos a Rodrigo", responde la mujer. Y enseguida el negociador le hace una dura advertencia: "No creo que estés preparada para ver a tu marido en un cajón y explicarle a tus hijos que vos y tu suegro hicieron las cosas mal y el padre se murió". 10 Ahora y Telediario accedieron a las escuchas en exclusiva.

Tras seguir las órdenes de los captores, los familiares retiraron dinero de una caja de seguridad de la sucursal del banco HSBC ubicada en Luro e Independencia. La suma del rescate fue de 220 mil dólares y el pago lo hizo la pareja de Cristino en Alvarado y 178, donde arrojó un bolso con el dinero. Un integrante de la banda llegó al lugar en moto, tomó el bolso y huyó. Cristino fue liberado al mediodía, alrededor de las 12, en un camino ubicado en la zona de la estancia "La Noelia".

"No quiero que hagas la denuncia. Si llega a salir en el diario, voy a buscar hasta el último día a tu nene, a tu nena y a tu marido de nuevo", amenaza Goncebatte a la mujer de la víctima. "El Servicio Penitenciario entregó a tu esposo, ellos hicieron inteligencia -le cuenta-. Entre nosotros, hay policías también de por medio, por eso salen las cosas bien. Yo no soy asesino, que te quede claro, lo hago por dinero. Espero que se afiancen como familia y no les pase de nuevo lo mismo".

En la última comunicación, el líder de la banda se muestra sorprendido por la actitud de la esposa de Cristino a la hora de negociar su liberación: "Qué frialdad que tuviste".Y la mujer le contesta: "Cuando pase este momento, voy a quedar re chapa. Espero no volverme loca". Antes de cortar, el secuestrador le dice: "Rodrigo está peleado con tu suegro, están distanciados, viste lo que hace el dinero...". La esposa lo interrumpe: "No es el dinero, a veces es el amor".

 

Comentá y expresate