En 2017 la economía argentina tuvo una suba del 2,8% interanual, recuperando la caída de 2,3% registrada en 2016. El Indec difundió el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) con datos a diciembre, que reflejó una mejora en la actividad del 2% en términos interanuales el último mes del año, y 0,6% en forma desestacionalizada.

Si bien la economía lleva ya diez meses consecutivos de mejora interanual, el indicador de diciembre se ubicó levemente por debajo de lo que estimaban los analistas, más cerca del 2,4%.

Hay buenas perspectivas para este año, a partir del despegue en la construcción por la obra pública, industrias como la siderurgia y la metalmecánica, el comercio y la intermediación financiera.

De los 15 sectores del EMAE, 13 de ellos crecieron interanualmente en diciembre, "lo que muestra que el proceso de crecimiento se encuentra difundido en casi todos los sectores de la economía", señaló el informe.

Como sectores con mayor crecimiento se destacan la construcción, que tuvo una mejora del 12,7% en el año y 19% en enero de 2018, y la actividad inmobiliaria, impulsada por los créditos hipotecarios, ajustables por Unidad de Valor Adquisitivo (UVA).

También tuvo un buen desempeño en 2017 la producción agropecuaria, con impacto positivo en las industrias relacionadas como maquinaria agrícola o la producción de fertilizantes y agroquímicos.

Otros sectores con crecimiento fueron actividades y servicios sociales (3,7% interanual), la intermediación financiera (2,3%), el comercio mayorista y minorista, y el sector de hoteles y restaurantes.

Distinta fue la realidad de la extracción en minas y canteras, que empezó a revertir la caída de casi dos años recién el último trimestre de 2017, en tanto la industria manufacturera se presenta muy heterogénea.

Según el Estimador Mensual Industrial del Indec, la actividad industrial tuvo en enero una suba del 2,6% interanual, impulsada por acero crudo (18,0%); minerales no metálicos, con aumentos en cemento (17,4%) y otros materiales de la construcción (15,7%); metalmecánica (4,9%) y sustancias y productos químicos (3,7%), un rubro en el que sobresalen fibras sintéticas (111,4%), y plásticos y caucho sintético (53,4%).

Pero entre los sectores perdedores se encuentran alimentos y bebidas, con 0,7% de caída, aunque con buen desempeño en carnes rojas (9,1%) y lácteos (10,9%).

Comentá y expresate