A más de tres semanas de haber sido desafectado de la Selección Argentina por lesión, el arquero Sergio Romero rompió el silencio en una extensa entrevista con el canal TyC Sports en la que dio detalles de lo ocurrido, su diálogo con el entrenador y la reacción que tuvo al saber que no iría a Rusia 2018.

"Hablé con Jorge, le explicamos la situación y le dijimos los tiempos de recuperación. Le dije a Jorge que me podía recuperar en dos o tres semanas, pero era una decisión de él esperar la evolución. Le dije que no tenía roto", explicó el arquero de 31 años.

El futbolista que iba a disputar su tercer Mundial explicó que el problema en su rodilla existe desde hace varios años y contó qué le prometió al entrenador: "Le aseguré que en 10 días iba a estar, que ante Islandia iba a poder estar a disposición. Pero los tiempos de ellos fueron otros, querían a una persona que entrene todos los días y me desafectaron a las cuatro horas de la primera charla".

"Es una lesión viejísima, por llamarla de alguna manera. Fue en 2004, cuando me operaron en Racing. Quedó un fragmento de cartílago suelto, pero nunca me fastidió en 14 años. El golpe ante España me desestabilizó la rodilla. En la práctica sentí un crack y pensé que estaba roto. Los estudios arrojaron que ese fragmento se pasó adelante", detalló sobre lo ocurrido.

Romero reconoció que apenas sufrió la molestia en la práctica sabía que "la decisión estaba tomada de antemano", por lo que iba a tener que someterse a una artroscopía: "Los doctores me dijeron que era sí o sí de cirugía porque se podía alojar en cualquier lugar y no molestarme o meterse en el medio de un partido en un lugar que me impidiera caminar".

(Fuente: Infobae)

Comentá y expresate