La petrolera Raizen -con su marca Shell- se sumó al aumento del combustibley a partir de este sábado sus combustibles, nafta y gasoil, cuestan un 1,5% en sus estaciones de servicio de todo el país. La suba de precios se dio a pesar de que el Gobierno postergó por un mes el incremento del impuesto a los combustibles.

El 1° de julio subirá el impuesto que grava al carbono y a los combustibles líquidos, el cual está contemplado en los precios finales de las naftas, que se ajusta por inflación.

Esta actualización correspondía al Impuesto sobre los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono, que se aplica cuatro veces al año: en marzo, junio, septiembre y diciembre, en base a los aumentos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de los tres meses anteriores.

La petrolera estatal confirmó, con esta decisión, lo que indicaba la expectativa general del Gobierno: que YPF dé el primer paso y que detrás de se alineen Axion y Raizen, con los combustibles Shell. Si bien en algunas oportunidades fueron estas firmas las que movieron la ficha primero, en la última suba, con el anuncio de YPF, tuvieron que retrotraer los precios a los de su competencia.

En el sector privado están convencidos de que los precios son fijados unilateralmente por el Gobierno, mediante YPF. La empresa lo desmiente rotundamente y argumenta que si ellos, que tienen más del 50% del mercado, no aumentaran, las privadas tampoco podrían hacerlo, según publicó Infobae.

Las petroleras continuarán aumentando los precios debido a que, según explican, los precios están retrasados entre un 12% y un 15%. En este caso, con el 1,5% de incremento, las subas serán más bajas que las previstas anteriormente, donde se hablaba de un piso de 3% para las naftas y 1,7% para el diesel.

El atraso entre los valores actuales y el precio de importación ronda el 10%, que era aproximadamente el mismo que tenía la industria a comienzos de mes, ya que el valor del crudo y del dólar (dos variables clave en la fórmula que define el precio de los combustibles) prácticamente no se movieron en los últimos 30 días. Es más, el brent bajó de USD 72,03 el barril que costaba el 1º de mayo, a USD 69,86 el barril que sale hoy. El dólar, en tanto, subió de $ 45,45 que valía a comienzos de mes a $ 45,89 ayer.

Comentá y expresate