El primero en encender la mecha fue el secretario de Hacienda, Hernán Mourelle: calificó a la concejal Cristina Coria como “la chirolita de (Vilma) Baragiola”. La edil recogió el guante y cuestionó con dureza al funcionario. "Si yo fuera Arroyo, a Mourelle lo separaría del cargo", disparó.

Mientras el gobierno municipal evalúa quitarle la concesión a la empresa a cargo de la Unidad Turística Fiscal de Las Toscas por posibles irregularidades en el convenio, Mourelle dijo que varios concejales -incluidos algunos del oficialismo- "anteponen relaciones con empresarios por sobre el interés de la administración municipal y de los vecinos".

"Cuando Mourelle elige el agravio, lo hace con las mujeres. Son exabruptos innecesarios de los cuales hago responsable al intendente, que es su jefe político. El secretario se ha convertido en un super gerente que opina de todos los temas", señaló Coria a Telediario, el noticiero de Canal Diez.

Embed

"Mourelle le está haciendo cometer errores a Arroyo que van a comprometer su patrimonio. Así lo han observado contadores municipales y el Tribunal de Cuentas", agregó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate