Por Carlos Arbía

Director de Ahora Mar del Plata

En los últimos días el presidente Mauricio Macri ha profundizado como slogan de campaña el “Si se puede”. Esta frase tal vez no sea un ejemplo para analizar lo que ha pasado con la pobreza en la Argentina según los últimos datos que dio a conocer el Indec. “No se pudo” sería tal vez el slogan más adecuado.

Es que muy lejos de los deseos de “pobreza cero” que anunciaba Mauricio Macri al asumir la presidencia, el Indec informó que en el primer semestre de 2019 el número de personas por debajo de la línea de pobreza creció al 35,4%, frente al 27,3% del mismo período de 2018. Esta cifra representa unos 15,9 millones de personas en todo el país —cerca de 3,8 millones más que el año anterior— cuyos ingresos e alcanzan para cubrir los servicios básicos.

No sólo no se pudo bajar a niveles de “pobreza cero” como prometió Mauricio Macri el 15 de noviembre del 2015 luego de ganar la elecciones presidenciales, sino que además los niveles de pobreza dados a conocer por el Indec muestran una de las mayores falencias del llamado mejor equipo de los últimos 50 años.

Pero hay más de las promesas incumplidas. El 28 de septiembre de 2016 el presidente brindó una conferencia de prensa junto a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, minutos después de que el nuevo INDEC, a cargo de Jorge Todesca, difundiera los datos de pobreza que llevaban dos años y medio sin publicarse por orden de Axel Kicillof y solicitó que a su gobierno se lo juzgara por la forma en que reduciría la pobreza en la Argentina.

“Hoy sabemos cuál es la realidad. Este punto de partida es sobre el cual acepto ser evaluado como presidente: por si pudimos reducir la pobreza en este gobierno”. El presidente además manifestó que “hay una cantidad enorme de argentinos que no la está pasando bien, les decimos que estamos trabajando todos los días para ir a pobreza cero”, y reconoció que “es obvio que no puede alcanzarse en cuatro años”.

No sólo no se pudo bajar a niveles de "pobreza cero" como prometió Mauricio Macri el 15 de noviembre del 2015 luego de ganar la elecciones presidenciales, sino que además los niveles de pobreza dados a conocer por el Indec muestran una de las mayores falencias del llamado mejor equipo de los últimos 50 años.

Ese día Todesca anunció que la Encuesta Permanente de Hogares determinó que en Argentina había un 32,2%. En total, había 8,7 millones de personas que residían en 31 aglomerados urbanos que eran pobres. Los indigentes sumaban 1,7 millones de habitantes. Hoy llega al 35,4% y los pobres suman casi más de 15 millones de habitantes.

POBREZA PAIS - 1 SEM 2019.jpg

En ese mismo discurso Macri repitió uno de sus eslóganes de campaña al decir que “la pobreza cero era un camino y no un objetivo a corto plazo” y que no se podía resolver durante una sola gestión. Ese había sido uno de los temas principales durante sus giras de campaña en el 2015 y uno de los tres objetivos principales que tenía para los cuatro años de gobierno. Los otros dos eran la lucha contra el narcotráfico y combatir la grieta para unir a los argentinos.

También en marzo del 2016, durante la primera apertura de sesiones ordinarias que encabezó en el Congreso de la Nación, utilizó como punto de referencia los datos de pobreza que arrojaba el informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA). Esa mañana dijo que el 29% de los argentinos estaban en la pobreza y el 6% vivían en la indigencia.

Pero en ese mismo discurso, afirmó: "La inflación existe porque el gobierno anterior la promovió ya que creía que era una herramienta válida de la política económica". El nuevo oficialismo lo ovacionó en la Cámara de Diputados. Era el comienzo de un proyecto político que, con el tiempo, tendría varios traspiés y mostraría estos números de recesión, inflación y pobreza, donde el “Si se puede” no se concretó.

Desde ese momento en adelante repetiría en entrevistas y conferencias que quería que su gestión fuera evaluada por los niveles de pobreza con los que terminara su gobierno.

En ese aspecto hay que recordar que uno de los momentos más tensos en los que hizo alusión a ese objetivo fue cuando se aprobó la reforma previsional en diciembre de 2017. En ese entonces Macri defendió la reforma en el cobro de los haberes de los jubilados, confirmó el rumbo de gestión y aseguró: “Por la meta que quiero que se me juzgue es si pude o no reducir la pobreza. Esa es mi absoluta prioridad”.

Lo cierto es que la ampliación de la brecha entre ricos y pobres se agudizó desde abril del 2018 con las constantes devaluaciones del peso frente al dólar y la suba de la inflación, en particular la de los alimentos, que es la que más afecta al sector más pobre de la población. A eso hay que sumarle los efectos de la actual recesión económica.

Sólo en el 2018 aumentaron en 1,9 millones las personas que viven en condiciones de pobreza para llegar hoy a superar los 15 millones de pobres. “Si se puede” es un slogan que no parece muy convincente a la hora de analizar lo que pasó en estos últimos cuatro años en nuestro país bajo la gestión de Cambiemos.

La cantidad de pobres creados bajo la gestión de Mauricio Macri pasó de 8,7 millones en el primer trimestre del 2016 a los 15,9 millones de la actualidad. No hay mucho más para decir pero está claro que el “No se pudo” prevalece frente al “Sí se puede”.

Comentá y expresate